Se niegan visados a Tierra Santa a sacerdotes y religiosas africanos y asiáticos

Print Friendly, PDF & Email

Discriminados por el temor a que se queden ilegalmente a Israel

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

JERUSALÉN, martes, 27 julio 2004 (ZENIT.org).- Desde hace aproximadamente un mes sacerdotes y religiosas de origen africano y asiático no consiguen el visado para visitar Tierra Santa por el temor de las autoridades israelíes a una inmigración ilegal.

La situación la han sufrido en el último mes sacerdotes y religiosas indias, sacerdotes de Burkina Faso, de Sudáfrica y de Mozambique. Algunas oficinas consulares y embajadas de Israel en el extranjero han dado como razón el temor a que estos viajeros se queden en Israel para siempre.

Aún formando parte de un grupo organizado de peregrinos, estos sacerdotes y religiosas africanos y asiáticos han sido discriminados a la hora de recibir el visado, mientras que ha sido concedido a los demás peregrinos occidentales o europeos.

El pasado 11 de junio, dos grupos de peregrinos procedentes de la India y Burkina Faso fueron retenidos en París. Se habían sumado en Francia a otros grupos de peregrinos hacia Tierra Santa; sin embargo se les denegó el visado, que sí se concedió en cambio a los peregrinos europeos.

Los peregrinos marginados se dirigieron a la Nunciatura apostólica en París, pero ésta no pudo hacer nada al respecto. Y la embajada de Israel en la capital francesa declaró que no podía emitir visados para africanos y asiáticos.

Igualmente en París, el viaje de cuatro sacerdotes sudafricanos se vio interrumpido y el visado les fue negado. Formaban parte de un grupo de peregrinos: los demás, europeos, recibieron su visado.

La agencia de viajes organizadora de la peregrinación, la «Tesco-Tierra Santa», telefoneó al Ministerio del Interior en Jerusalén pidiendo explicaciones y como respuesta se le dijo: «No concedemos visados a individuos; para tal asunto deben dirigirse a la embajada en París». En dicha sede diplomática se les dijo: «No tenemos ninguna directiva; deben reclamar al Ministerio del Interior».

La situación se ha resuelto por el momento gracias al interés de la Nunciatura de Jerusalén y a la decisiva intervención del ministro de Exteriores Gadi Golan, quien ordenó a la embajada en París conceder los visados requeridos.

Lo mismo ocurrió hace poco más de una semana a un sacerdote de Mozambique que quería viajar de Lisboa a Jerusalén. También se le negó el visado por «temores a que se quede en Israel como inmigrante ilegal».

Fuentes eclesiales en Jerusalén señalan a «AsiaNews» que «Israel hace publicidad del turismo y de las peregrinaciones para reflotar la economía de la nación y después la burocracia pone todos estos obstáculos. Si temen que los sacerdotes se queden como inmigrantes ilegales, podrían darles un visado temporal con una orden de expulsión anexa».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }