La Iglesia confirma su compromiso a favor de los desplazados por el conflicto colombiano

Encuentro regional de obispos de frontera, realizado en Caracas

Share this Entry

CARACAS, miércoles, 15 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Los obispos de las regiones de los diferentes países afectados por el conflicto colombiano han lanzado un llamamiento a sus gobiernos para que garanticen la protección integral de los derechos de los refugiados.

Prelados de Colombia, Ecuador, Panamá, Perú, y Venezuela se reunieron en Caracas para estudiar junto a sacerdotes, religiosos, religiosas, seglares y organizaciones de la sociedad civil, «Una agenda integral para la protección de las victimas del conflicto colombiano en la región».

Al final del encuentro, el 9 de septiembre, los participantes publicaron un comunicado, distribuido por la página web del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) en el que constatan «con dolor que aumenta el número de refugiados y que a pesar de los esfuerzos de la Iglesia, gobiernos, ACNUR y muchas organizaciones humanitarias, no se ha logrado satisfacer suficientemente al menos las necesidades básicas de las victimas de este conflicto».

«Somos conscientes de que la magnitud de las necesidades y el costo de las soluciones son generalmente muy superiores a la capacidad de respuesta de una sola organización, por tanto, deseamos fortalecer las alianzas que hasta ahora hemos tenido y abrir posibilidades de nuevos convenios con otras instituciones», afirman los obispos.

«Igualmente consideramos urgente impulsar el trabajo comunitario, tanto en las fronteras como en las comunidades receptoras, a las que los gobiernos y los organismos humanitarios deben apoyar, en orden a facilitar la integración de los refugiados en las comunidades de acogida», afirman en el documento.

«Exhortamos nuevamente a los gobiernos de nuestros países a que implementen políticas de Estado de conformidad a los tratados internacionales y a la Declaración de Cartagena, para que garanticen la protección integral de los derechos de los refugiados y demás víctimas del conflicto colombiano en la región».

El documento episcopal se dirige por último a sus «hermanos refugiados» para exhortarles a «mantener viva la esperanza en este momento doloroso de su vida»

«Con afecto maternal la Iglesia les seguirá acogiendo, y con caridad evangélica les acompañará en sus esfuerzos por superar tan difícil situación», aseguran..

Es la segunda reunión de estas características. El año pasado, el encuentro se celebró en Quito.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación