Comienza la visita «ad limina» del segundo grupo de obispos mexicanos

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 9 septiembre 2005 (ZENIT.orgEl Observador).- Al iniciar el segundo grupo de obispos mexicanos la visita «ad limina apostolorum», el arzobispo de Morelia, monseñor Alberto Suárez Inda, exhortó a sus hermanos prelados a ser signos del amor de Dios en la fraternidad y el amor compartido.

Share this Entry

El arzobispo de Morelia presidió en la mañana del viernes la misa en las Grutas Vaticanas, frente a la tumba de San Pedro, junto a 24 obispos de las diócesis sufragáneas a Monterrey, Morelia y San Luis Potosí.
«Demos gracias –dijo monseñor Suárez Inda– porque el sucesor de Pedro, el Papa Benedicto XVI, nos mantiene en la comunión y por el fecundo pontificado de Juan Pablo II, cuyos restos aquí reposan, nos confío el trabajo pastoral a la mayoría de los que ahora estamos aquí reunidos».

Tras dar gracias a Dios por la elección del Papa Benedicto XVI, monseñor Suárez Inda reafirmó el compromiso de todos los obispos mexicanos a conservar la unidad de la Iglesia.

«Reconocernos en los apóstoles –dijo– es aceptar la guía de Pedro en la Iglesia, con un sentido de unidad y de perdón».

Tras la misa, Zenit-El Observador ha interrogado a monseñor Ulises Macías, arzobispo de Hermosillo, sobre las declaraciones que algunas agencias informativas le atribuyeron en torno a la neutralidad de la Iglesia mexicana ante las próximas elecciones a celebrarse en el país.

A este respecto, el arzobispo de Hermosillo refirió que el Papa Benedicto XVI no dio ninguna indicación sobre el papel de los obispos en el tema político.

«Simplemente confirmó lo que es Doctrina de la Iglesia y que yo le expuse, es decir, que no debemos ni vamos a tomar ninguna opción de partido político en las elecciones de 2006», afirmó.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación