Obispo hondureño denuncia el asesinato de 3.592 jóvenes

Según un informe de la Diócesis de San Pedro Sula

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

TEGUCIGALPA, viernes, 1 junio 2007 (ZENIT.org).- Al menos 3.592 jóvenes y menores han sido asesinados en Honduras en los últimos nueve años por la «exclusión» económica, la «limpieza social» o las guerras entre pandillas, denunció un obispo de Honduras.

El obispo auxiliar de San Pedro Sula, norte de Honduras, monseñor Rómulo Emiliani, lamentó que la mayoría de esos crímenes haya quedado en la impunidad, según informó hoy la prensa local.

Monseñor Emiliani presentó el martes un informe de la Comisión Pastoral Juvenil de la Diócesis de San Pedro Sula, según el cual entre febrero de 1998 y abril de este año han sido asesinados al menos 3.592 personas.

Según el informe, 1.232 víctimas eran menores de 17 años y las otras 2.360 tenían entre 18 y 23 años.

El obispo subrayó que la juventud hondureña está viviendo un «calvario y holocausto terrible» y pidió a las autoridades que tomen «en serio este drama».

Lamentó que «cada día aparecen muchachos muertos de manera misteriosa, sea por ajuste de cuentas, limpieza social, guerra entre pandillas o delincuencia común».

«La estructura económica de esta nación es la culpable de esta situación, por el ambiente de exclusión que han provocado en contra de la juventud», señaló el prelado.

Demandó que las autoridades atiendan con urgencia el hacinamiento y otros problemas de las cárceles, porque suponen condiciones inhumanas para los reos y un alto riesgo de violencia.

Emiliani presentó los datos al anunciar que este mes de junio se celebrará el Mes de la Juventud, una campaña de la Iglesia Católica para promover los valores éticos y cívicos entre los jóvenes.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación