Espiritualidad del agradecimiento a imitación de María: centro de una nueva realidad eclesial

Aprobación pontificia de los Franciscanos de María

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 26 junio 2007 (ZENIT.org).- La Iglesia universal cuenta con una nueva realidad eclesial, cuya aprobación pontificia se ha hecho pública este martes en el Vaticano: los Franciscanos de María, dedicados a amar y hacer amar a Dios.

En el Consejo Pontificio para los Laicos se celebró el acto de entrega del Decreto de reconocimiento de esta realidad como asociación internacional de fieles.

Como recalcó el arzobispo Stanislaw Rylko, presidente del citado dicasterio, tal acto «es siempre un momento que reviste una gran importancia, tanto para la propia asociación como para el Consejo Pontificio para los Laicos».

«Por un lado, un grupo de fieles encuentra confirmado por la Sede Apostólica su derecho a asociarse para fomentar una vida más perfecta y desarrollar actividades de evangelización –aclaró–. Por otro, es un modo a través del cual este dicasterio cumple con su tarea de promover en la Iglesia la participación activa y responsable de los fieles laicos en asociaciones, misión que le ha sido confiada por el Romano Pontífice».

Presidido por el prelado, el acto contó con la presencia del secretario del dicasterio, el obispo Josef Clemens, del subsecretario, Guzmán Carriquiry, del cardenal Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, del arzobispo de Burgos (España), monseñor Francisco Gil Hellín, del obispo de Engativá (Colombia), monseñor Héctor Luis Gutiérrez Pabón, del ministro consejero Luis Belzuz de los Ríos, de la Embajada de España ante la Santa Sede, del fundador y presidente de la nueva asociación, el sacerdote español Santiago Martín, y gran número de fieles de la misma, actualmente extendida en 78 diócesis de 22 países.

El Decreto –de cuya lectura pública se encargó Guzmán Carriquiry– recoge el carisma y la misión de los Franciscanos de María: «Vivir y difundir la espiritualidad del agradecimiento, que radica básicamente en tener una relación con Dios basada en la gratitud por el amor que del Señor se ha recibido»

«Asimismo, los Franciscanos de María aspiran a ser un instrumento de evangelización al servicio de la Iglesia, en profunda comunión con el Romano Pontífice y con los Ordinarios diocesanos», prosigue el documento.

La aprobación de los Franciscanos de María toma en consideración, entre otros puntos, los frutos que la asociación «ha producido en la vida de numerosos fieles cristianos, convirtiéndose en un auténtico camino y escuela de santidad y apostolado».

Durante el acto se proclamó el pasaje del Evangelio de Lucas que narra la Anunciación. A ello se refirió el arzobispo Rylko, interviniendo después de la lectura del Decreto. Subrayó que el «sí» de la Virgen María es «causa de salvación de todo el género humano».

«La espiritualidad de vuestra asociación encuentra su fundamento en la imitación de María, en su respuesta generosa a la voluntad divina que contemplamos en la Anunciación del Señor», constató.

«Como María, hacer la voluntad de Dios, tanto en los pequeños como en los grandes acontecimientos de la vida es también para vosotros un objetivo primordial. Para ello se requiere encontrarse constantemente en una actitud de disponibilidad total a los planes divinos», señaló el prelado.

Asimismo indicó, ante los presentes: «En el respeto a vuestra identidad eclesial y a vuestros modos apostólicos propios, es necesario que trabajéis siempre en plena sintonía con los pastores de las Iglesias particulares; de este modo seréis siempre fieles y eficaces anunciadores de la Buena Nueva».

«Hoy comienza una nueva etapa en la historia de vuestra asociación, en la que se entrecruzan íntimamente sus vínculos con la Santa Sede», felicitó el arzobispo Rylko.

El cardenal López Trujillo también expresó su enhorabuena a todos los presentes por esta nueva etapa que comienza, «llena de compromisos».

Con todo es una etapa «con una esperanza que está bien fundada por la generosidad de todos ustedes allí donde los Franciscanos de María han ido naciendo, y llevando una experiencia muy positiva en un camino de santidad», admitió el purpurado.

El sacerdote de la archidiócesis española de Madrid, Santiago Martín, fundador y presidente de la asociación, expresó su viva gratitud a cuantos han hecho posible esta realidad, «especialmente a los miembros del dicasterio, durante estos meses de estudio de los Estatutos, por haberse mostrado como el rostro amable y materno de la Iglesia».

Y reconoció que la aprobación de los estatutos de la asociación «es un gran don» y «punto de partida». «Desde ahora podemos presentarnos ante todo el mundo como algo que la Iglesia ha discernido, ha bendecido, ha hecho suyo», manifestó.

«Gracias por dejarnos ayudar –añadió–, por permitirnos colaborar en la obra de la evangelización. Sólo tenemos un objetivo: amar y hacer amar a Dios».

[Más información: www.frmaria.org ]

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación