Obispos norteamericanos preocupados por los tonos del debate sobre la inmigración

Ante la parálisis de la reforma legal

Share this Entry

WASHINGTON, lunes, 1 octubre 2007 (ZENIT.org).- Los obispos católicos estadounidenses están preocupados por el tono que está asumiendo el debate nacional sobre la inmigración.

Así lo confiesa en un comunicado el obispo Gerald R. Barnes de San Bernardino (California), presidente de la Comisión para las Migraciones de la Conferencia de Obispos Católicos del país.

La propuesta de ley a favor de una reforma del sistema de inmigración estadounidense fracasó en el Senado el 28 de junio.

«El debate sobre la reforma de la inmigración ha provocado análisis informados y discusiones ponderadas, así como una rígida retórica contra los inmigrantes en este país, sobre todo contra aquellos que no tienen un status legal», ha denunciado monseñor Barnes.

«Fomentada por las discusiones radiofónicas y por las organizaciones contra los inmigrantes, esta retórica ha provocado miedos e incomprensiones entre algunas franjas de la población estadounidense, provocando una atmósfera polarizada y virulenta».

El obispo Barnes considera que el aumento de las iniciativas a nivel federal y local no resolverá la cuestión de la inmigración ilegal, sino que hará que los inmigrantes queden aún más en la sombra, provocando miedo en sus comunidades.

«Volvemos a afirmar nuestro punto de vista, según el cual, la aplicación de medidas represivas a cualquier nivel jurisdiccional provocará que los trabajadores inmigrantes irregulares se conviertan aún más en una subclase escondida», ha observado el prelado.

Los obispos estadounidenses reconocen el derecho del país a defender las fronteras y a hacer que se respeten las leyes sobre la inmigración. Ahora bien, aclaran, la aplicación de la ley «debe respetar los derechos humanos y la dignidad y reducir al mínimo la separación de las familias».

El obispo Barnes ha exhortado al Congreso a volver a tomar en consideración una reforma de la inmigración lo antes posible.

«Pedimos a los católicos y a todos los estadounidenses que trabajen juntos de manera constructiva para asegurar un resultado positivo en este debate nacional fundamental», concluye el comunicado episcopal.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")