Dolor del episcopado argentino por los delitos de un sacerdote en la dictadura

El obispo del sacerdote pide en su nombre perdón

Share this Entry

BUENOS AIRES, miércoles, 10 octubre 2007 (ZENIT.org).- El episcopado argentino ha manifestado su dolor por los delitos cometidos por un sacerdote durante la dictadura argentina (1976-1983) por los que ha sido condenado a reclusión perpetua.

El ex capellán de la policía de la provincia de Buenos Aires, el padre Christian Von Wernich, fue declarado culpable de siete homicidios, 31 casos de torturas y 42 secuestros, según el fallo del Tribunal Oral Federal nº 1 de La Plata.

Tras hacerse pública la condena, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, emitió un comunicado en el que manifiesta que la Iglesia en la Argentina está conmovida por el dolor que causa la participación de un sacerdote en delitos gravísimos.

El texto, firmado por el cardenal Bergoglio como presidente; los obispos Luis Villalba y Agustín Radrizzani, vicepresidentes; y monseñor Sergio Fenoy, secretario general, es el siguiente considera que «los pasos que la justicia da en el esclarecimiento de estos hechos deben servir para renovar los esfuerzos de todos los ciudadanos en el camino de la reconciliación y son un llamado a alejarnos, tanto de la impunidad como del odio o el rencor».

«Si algún miembro de la Iglesia, cualquiera fuera su condición, hubiera avalado con su recomendación o complicidad alguno de esos hechos (la represión violenta), habría actuado bajo su responsabilidad personal, errando o pecando gravemente contra Dios, la humanidad y su conciencia», afirma la nota de los obispos.

El comunicado recuerda «el pedido de perdón realizado por la Iglesia en el acto de apertura del Encuentro Eucarístico Nacional», que tuvo lugar en Córdoba el 8 de septiembre de 2000.

Por su parte, monseñor Martín de Elizalde, OSB, obispo de la diócesis Nueve de Julio a la que pertenece el presbítero von Wernich, ha lamentado «que haya habido en nuestra Patria tanta división y tanto odio, que como Iglesia no supimos prevenir ni sanar».

El que «un sacerdote, por acción o por omisión, estuviera tan lejos de las exigencias de la misión que le fue confiada» «nos lleva a pedir perdón con sincero arrepentimiento, mientras rogamos a Dios Nuestro Señor que nos ilumine para poder cumplir nuestra vocación de unidad y de servicio».

El obispo anunciar que se resolverá, «conforme a las disposiciones del Derecho Canónico, de la situación de Christian von Wernich».

«Rezamos por él, para que Dios lo asista y le otorgue la gracia que necesita para comprender y reparar el daño ocasionado», concluye el prelado.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación