El representante papal en Irak, pendiente de los dos sacerdotes secuestrados

Por quienes se ha pedido un ingente rescate

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO/MOSUL, viernes, 19 octubre 2007 (ZENIT.org).- La Santa Sede, a través del nuncio apostólico en Irak, sigue la situación de los dos sacerdotes siro-católicos secuestrados el pasado sábado y trabaja por su liberación.

De acuerdo con las emisiones del jueves de «Radio Vaticano», así lo confirmó la víspera el arzobispo Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación vaticana para las Iglesias Orientales –recién llamado a la púrpura cardenalicia por el Santo Padre–.

«Estamos haciendo lo posible, y también el Papa ha hecho el domingo pasado, en el Ángelus, lanzó una petición por su liberación», expresó el prelado al margen de la presentación del número de «Limes» [revista italiana de geopolítica].

«Además, estamos esperando informaciones para ver qué se puede hacer a través del nuncio apostólico» –apuntó– quien «se encuentra en Bagdad y por lo tanto allí, en nombre del Papa y de la Santa Sede, permanecemos en contacto también con el Patriarca Delly III» (de Babilonia de los Caldeos, Irak) –que igualmente será creado cardenal el próximo 24 de noviembre–.

Con gran preocupación por la situación en Irak, Benedicto XVI hizo el domingo un llamamiento por la inmediata liberación de estos «dos buenos sacerdotes de la archidiócesis siro-católica de Mosul, amenazados de muerte».

El padre Mazin Ishoa, de 35 años, y el padre Pius Afas, de 60, se dirigían desde el centro de Mosul (de donde ambos son originarios) a la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, en el barrio de al-Faisaliya –donde se les esperaba para la celebración de un funeral–, cuando fueron secuestrados por un número impreciso de hombres armados en el barrio al-Thawara

Este viernes, la emisora pontificia se ha hecho eco de la denuncia difundida por el arzobispo siro-católico de Mosul, monseñor Basile Georges Casmoussa, a través de la agencia misionera «Misna»: «Vence mañana el plazo fijado por los secuestradores para el pago del rescate (un millón de dólares), pero ni ayer ni esta mañana hemos recibido llamada telefónica alguna de su parte». El prelado lleva a cabo las negociaciones con los autores del secuestro.

La agencia del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME) «AsiaNews.it» recogió el jueves, de las páginas de la web en árabe www.ankawa.com, la crítica de monseñor Casmoussa hacia el gobierno central y las autoridades políticas locales por su indiferencia hacia la suerte de los cristianos en Irak.

«Ningún político nos ha llamado ni siquiera para expresarnos solidaridad –apuntó el prelado–; no se ha producido ningún tipo de intervención», a pesar de que se conoce el plazo de vencimiento y la suma reclamada por los dos sacerdotes.

Monseñor Casmoussa se dirige a la comunidad cristiana y le pide: «continuad orando porque necesitamos la paz».

Y recuerda además que «los cristianos de Irak son fieles a su país y respetan a todos los grupos».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")