Palabras de Benedicto XVI en el Ángelus del 17 de agosto

Sobre la universalidad de la salvación, el racismo, accidentes de tráfico y guerra en Georgia

Share this Entry

CASTEL GANDOLFO, lunes, 18 agosto 2008 (ZENIT.org).- Publicamos la intervención que pronunció Benedicto XVI este domingo, 17 de agosto, al presidir la oración mariana del Ángelus, junto a los peregrinos congregados en el patio de la residencia pontificia de Castel Gandolfo.

 

* * *

Queridos hermanos y hermanas:

En este vigésimo domingo del tiempo ordinario, la liturgia nos propone reflexionar sobre las palabras del profeta Isaías: «En cuanto a los extranjeros adheridos al Señor para su servicio… yo les traeré a mi monte santo y les alegraré en mi Casa de oración… Porque mi Casa será llamada Casa de oración para todos los pueblos» (Isaías 56,6-7). El apóstol Pablo también hace referencia a la universalidad de la salvación en la segunda lectura, así como la página del Evangelio que narra el episodio de la Cananea, una extranjera para los judíos, a quien Jesús escuchó a causa de su gran fe. La Palabra de Dios nos ofrece de este modo la oportunidad de reflexionar sobre la universalidad de la misión de la Iglesia, constituida por pueblos de toda raza y cultura. Precisamente de aquí procede la gran responsabilidad de la comunidad eclesial, llamada a ser casa hospitalaria para todos, signo e instrumento de comunión para toda la familia humana.

¡Qué importante es, sobre todo en nuestro tiempo, que toda comunidad cristiana profundice cada vez más en esta conciencia, para ayudar también a la sociedad civil a superar toda posible tentación de racismo, intolerancia, exclusión, y a organizarse con opciones respetuosas de la dignidad de todo ser humano! Una de las grandes conquistas de la humanidad es precisamente la superación del racismo. Por desgracia, sin embargo, se registran nuevas manifestaciones preocupantes del mismo, ligadas con frecuencia a problemas sociales y económicos, que sin embargo nunca pueden justificar el desprecio y la discriminación racial. Recemos para que por doquier crezca el respeto por toda persona, junto a la conciencia responsable de que sólo con la recíproca acogida de todos es posible construir un mundo marcado por una auténtica justicia y paz verdadera.

Hoy quisiera proponer otra intención de oración, dadas las noticias que llegan, especialmente en este período, de numerosos accidentes de carretera. ¡No debemos acostumbrarnos a esta triste realidad! Es demasiado precioso el bien de la vida humana y demasiado indigno del hombre morir o quedar inválido por causas que, en la mayor parte de los casos, podrían evitarse. Ciertamente es necesario un mayor sentido de responsabilidad. Ante todo por parte de los automovilistas, pues los accidentes se deben con frecuencia a la excesiva velocidad y a comportamientos imprudentes. Conducir un automóvil en las carreteras públicas exige sentido moral y sentido cívico. Para promover este último es indispensable la obra constante de prevención, vigilancia y represión por parte de las autoridades. Por otra parte, como Iglesia, nos sentimos directamente interpelados a nivel ético: los cristianos tienen que hacer ante todo un examen de conciencia personal sobre su propia conducta de automovilistas; las comunidades, además, deben educar a todos para considerar también la circulación como un campo en el que hay que defender la vida y ejercer concretamente el amor al prójimo.

Encomendemos los problemas sociales que he recordado a la maternal intercesión de María, a quien ahora invocamos rezando el Ángelus.

[Tras rezar el Ángelus, el Papa saludó a los peregrinos en varios idiomas. En italiano dijo:]

Sigo de de cerca con atención y preocupación la situación en Georgia, y me siento particularmente cerca de las víctimas del conflicto. Mientras elevo una especial oración de sufragio por los difuntos y expreso sincero pésame a cuantos están en luto, hago un llamamiento para que se alivien con generosidad los graves perjuicios que sufren los refugiados, sobre todo las mujeres y los niños, a quienes les falta incluso lo necesario para sobrevivir. Pido la apertura, sin tardanza, de pasillos humanitarios entre la región de Osetia del Sur y el resto de Georgia, de manera que los muertos, que todavía están abandonados, puedan recibir digna sepultura, que los heridos sean curados adecuadamente y que se permita a quien lo desea volver a unirse con sus seres queridos. Además, deben garantizarse a las minorías étnicas involucradas en el conflicto la incolumidad y los derechos fundamentales que no pueden ser violados. Deseo, por último, que la tregua en acto, alcanzada gracias a la contribución de la Unión Europea, pueda consolidarse y transformarse en paz estable. Al mismo tiempo, invito a la comunidad internacional a seguir ofreciendo su apoyo para alcanzar una solución duradera, a través del diálogo y de la buena voluntad de todos.

[A continuación, el Papa habló en alemán e italiano:]

Con profunda emoción he recibido la noticia de la imprevista muerte de monseñor Wilhelm Emil Egger, obispo de Bolzano-Bresanona. Hace pocos días me había despedido de él y parecía que gozaba de buena salud. Nada hacía pensar en un desenlace ta rápido. Me uno al pésame de los familiares y de toda la diócesis, en la que era apreciado y amado por su empeño y entrega. Elevando al Señor una ferviente oración de sufragio por este siervo bueno y fiel, envío una bendición apostólica especial de consuelo a su hermano religioso capuchino, a los demás familiares, y a todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles de la diócesis de Bolzano-Bresanona.

[El Papa continuó hablando en francés, inglés, alemán, español, polaco e italiano. En español dijo:]

Saludo cordialmente a los fieles de lengua española. Os invito a seguir a Jesucristo cada día con fe viva, con esperanza ilusionada y caridad ardiente. Que vuestro corazón no se deje vencer por las dificultades cotidianas, antes bien, glorificad a Dios con vuestras vidas. Feliz domingo.

[Traducción del original italiano realizada por Jesús Colina

© Copyright 2008 – Libreria Editrice Vaticana]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación