Existe una “auténtica persecución” contra los cristianos en Irak

Print Friendly, PDF & Email

Según el arzobispo de rito latino de Bagdad

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

LONDRES, miércoles, 1 octubre 2008 (ZENIT.org).- El miedo sigue empujando a muchos cristianos a abandonar Irak, denuncia el arzobispo de rito latino de Bagdad, monseñor Jean Sleiman, aunque ve también nuevos signos de esperanza.

En una sincera evaluación de la crisis de Irak ofrecida ante una 427 personas durante el encuentro anual de Ayuda a la Iglesia Necesitada del Reino Unido, el pasado 27 de septiembre, el arzobispo Sleiman habló de un «miedo paralizante» que atenaza todavía a las comunidades cristianas del país.

El arzobispo, carmelita descalzo, pastor de una comunidad de cinco mil fieles de rito latino, insistió en que muchos cristianos desean abandonar el país a pesar del descenso de la violencia en Bagdad y sus alrededores, así como la masiva reconstrucción que se está llevando a cabo en el norte de Kurdistán.

La emigración continua ha supuesto un desastre para la comunidad cristiana que ha perdido a más de la mitad de sus fieles: de un millón de fieles ha pasado a los actuales 400.000.

El arzobispo calificó el sueño de la emigración como «no realista», aunque la gente lo ve como «una especie de salvación».

Los atentados contra los cristianos –que calificó de «auténtica persecución»– en algunas áreas, siguen siendo una gran amenaza, denunció el arzobispo, explicando que en otras regiones existe una «coexistencia bajo presión», lo que significa que los cristianos son forzados a adoptar prácticas islámicas, incluida la vestimenta, o de lo contrario se ven obligados a irse.

El arzobispo, que habló en una sala de la Catedral de Wesminster, reiteró este mensaje en encuentros con autoridades y arzobispos del Reino Unido, incluido el cardenal Cormac Murphy-O’Connor, arzobispo de Westminster.

Monseñor Sleiman, que con anterioridad había celebrado una misa en la catedral para Ayuda a la Iglesia Necesitada, subrayó que hay también signos de esperanza provenientes de organizaciones de ayuda y humanitarias como ésa.

Tras la intervención del arzobispo Sleiman, el jefe de prensa de AIN informó de su viaje a Irak, donde esta organización humanitaria había sido llamada a apoyar una serie de proyectos pastorales y humanitarios.
Bagdad, Mosul y otras regiones, informó el arzobispo Sleiman, son todavía puntos calientes de persecución y violencia contra los grupos minoritarios, en particular, contra cristianos.

El arzobispo, quien reconoció que era peligroso para él caminar por Bagdad, advirtió que el creciente extremismo islámico está reduciendo a los no musulmanes a ciudadanos de segunda clase, obligados a llevar el velo y asumir otras prácticas islámicas.

Estas informaciones del arzobispo resuenan después de que el Parlamento iraquí anunciara planes para retirar la cuota de escaños en los consejos provinciales reservada a los grupos minoritarios, incluidos los cristianos.

El arzobispo Sleiman dijo que «el mejor modo de protección, no sólo de los cristianos sino de todos los ciudadanos, es devolver el imperio de la ley a Irak».
Sobre el plan de situar un enclave cristiano en torno a la antigua ciudad de Nínive, el arzobispo se mostró contrario diciendo que promueve «un gueto».

Ayuda a la Iglesia Necesitada es una organización dependiente de la Santa Sede que apoya a los fieles allí donde son perseguidos, oprimidos o necesitan ayuda pastoral.

Por Nieves San Martín

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }