El cardenal Bertone pide “poner el trabajo” en el centro del debate sobre la crisis

Mensaje a la cumbre social del G8 que concluyó ayer en Roma

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 1 de abril de 2009 (ZENIT.org).- “Volver a dar una dimensión humana a la economía”, es el modo de salir de la “más grave crisis financiera de la historia”, ha declarado el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado vaticano.

El purpurado ha escrito un mensaje, publicado hoy por la Santa Sede, a la Cumbre Social del G8, que ha reunido en Roma a los ministros de trabajo de los países miembros (Italia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón, Canadá y la Federación Rusa), así como a los representantes de otras sis grandes economía mundiales (China, India, Brasil, México, Sudáfrica y Egipto).

En el mensaje, que el cardenal Bertone dirige al ministro italiano Maurizio Sacconi, prsidente de la Cumbre, afirma que la iniciativa de poner el trabajo en el centro del debate “es muy oportuna, porque ya no hay dudas sobre la dimensión ética de la crisis, causada por una gestión globalizada de las finanzas que ha buscado sólo el beneficio y no el bien común y la dignidad de la persona”.

A propósito de esto, el Secretario de Estado recordó que el principio de la dignidad humana, base de la Doctrina Social de la Iglesia, deriva del hecho de que “la persona en cuanto centro y culmen de todo lo que existe sobre la tierra, es el fin de todas las instituciones sociales y de todo el actuar económico”.

El servicio a las necesidades más fundamentales de todos los hombres, especialmente de los más pobres, es por tanto un “pilar fundamental y piedra de comparación de toda medida dirigida a resolver la crisis económica que actualmente afecta a todos los países sin excepción”.

Por esto, “más allá de las medidas coyunturales necesarias para bloquear las turbulencias financieras y para salir de la recesión generalizada, es necesario hacer todos los esfuerzos para devolver la dimensión humana a la economía”, subrayó.

El objetivo del encuentro ha sido, de hecho, la formulación de propuestas para que las soluciones a la crisis tengan en la debida consideración el apoyo a la ocupación y los derechos de los trabajadores.

El paradigma de la sostenibilidad social del encuentro de Roma, observó el cardenal, deberá “ser corroborado por una conciencia social mundial, la conciencia que en el mundo, la humanidad es una sola familia”.

De las numerosas discusiones multilaterales sobre la crisis, “el mundo espera propuestas concretas y eficaces, capaces de garantizar a todos, incluidos quienes han perdido el trabajo o están en riesgo de perderlo, un nivel de renta y de seguridad esencial”.

De la misma forma, concluyó, se pide “que se respeten y potencien siempre los derechos fundamentales de los trabajadores” y que “la coordinación entre los Gobiernos incluya el diálogo con las partes sociales y con la sociedad civil, también para estimular las economías nacionales, sin perjudicar, sin embargo, a la cooperación internacional al desarrollo, sino intentando potenciarla”.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación