Líder musulmán exulta con la beatificación de Juan Pablo II

Print Friendly, PDF & Email

Habla el presidente del Comité para el Diálogo Interreligioso del Consejo Supremo para los Asuntos Islámicos de Egipto

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

EL CAIRO, viernes 8 de abril de 2011 (ZENIT.org) – También hay musulmanes que exultan con la beatificación de Juan Pablo II, como es el caso de Ali al-Samman, presidente del Comité para el Diálogo Interreligioso del Consejo Supremo para los Asuntos Islámicos de Egipto.

Este representante de Al-Azhar, la institución universitaria considerada por la mayoría de los musulmanes sunníes como la escuela más prestigiosa, desempeñó un papel decisivo en la famosa convención que dio vida, en 1998, al Comité Conjunto que reúne la Universidad de Al-Azhar, con sede en El Cairo, y el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

En los últimos días se han mantenido conversaciones con los no-creyentes en el «Atrio de los Gentilies»… usted es un hombre de diálogo, ¿qué piensa de la invitación hecha por el Vaticano?

–Ali al-Samman: El elemento esencial es tratar con el ser humano partiendo de la base de que es un ser humano. El ser humano está antes que las religiones, y el diálogo del Vaticano con los no-creyentes se remonta al Concilio ecuménico Vaticano II. Sin duda, doy la bienvenida a este tipo de diálogos, en los que participé en tiempos del Beato Papa Juan Pablo II. Creo que es un gran paso construir una humanidad con sentimientos y responsabilidades comunes.

–Algunas personas en los medios de comunicación árabes consideraron que las palabras del cardenal Kurt Koch sobre la promoción del diálogo entre los judíos y los cristianos no se corresponden a los intereses del diálogo entre musulmanes y cristianos… ¿Está de acuerdo? 

–Ali Assamman: Por supuesto que no, porque no me siento molesto por la convergencia Cristiano-judía ya que es parte del sistema que yo defiendo, ya que somos todos hijos de Abraham, y nadie desde ahora puede separar a los hijos de Abraham. Sabemos, también, que este diálogo existe desde hace mucho tiempo, no es nuevo. Me gustaría destacar el crecimiento de los movimientos de extrema derecha en Europa que muestran hostilidad contra los judíos, y con los que no estoy de acuerdo. Considero que la libertad de fe y de religión son cuestiones esenciales en nuestra vida diaria.

–Monseñor Louis Sako, arzobispo caldeo de Mosul (Iraq), dijo que los Estados islámicos no vivirán en una democracia real si los cristianos no se convierten en verdaderos ciudadanos. ¿Está de acuerdo con él?

–Ali al-Samman: La democracia está completamente unida a la ciudadanía. Esto es cierto y es el centro de las conversaciones de la ciudadanía en Egipto, por el que se están manteniendo sesiones de diálogo nacional en este momento. Estamos haciendo un gran esfuerzo para que la ciudadanía sea la base, y esto es lo que la gente racional del mundo islámico está pidiendo.

–Pero ¿la realidad es contraria a esto? 

–Ali al-Samman: Una parte de la realidad podría ser diferente. Hay quien exagera, pero en el lado opuesto, hay gente que se opone a ellos y que rechaza sus afirmaciones. Personalmente, he participado en muchos programas de televisión, y he escrito en periódicos denunciando estas actitudes que separan y no unen. Como yo, hay muchas personas que están luchando por la supremacía de este concepto de ciudadanía.

–¿Es posible que Egipto se convierta en otro Iraq, y el futuro de los coptos sea similar a la situación de los cristianos iraquíes? 

–Ali al-Samman: La historia de Egipto y el lenguaje de su sabia gente afirman que Egipto no se convertirá en otro Iraq. Es una apuesta. Iraq usa otro lenguaje diferente al egipcio. A pesar de las últimas declaraciones de los extremistas, no creo que Egipto se convierta en otro Iraq.

Más aún, deberíamos destacar que hay una verdadera autoridad gobernante en Egipto representada por el Concilio supremo y las fuerzas armadas. Estos últimos no dejan de denunciar y de advertir contra cualquier violación de la seguridad o de la legitimidad que afecta a los ciudadanos, especialmente a los coptos. Esto quedó claro en las declaraciones del Concilio sobre los rumores que buscaban aterrorizar a las mujeres y chicas coptas en Egipto en los pasados días. Se declaró claramente que las violaciones de la legitimidad y de la ley no serían permitidas.

–Siendo usted la persona que realizó una gran contribución en la organización de la visita de Juan Pablo II a Egipto y con el que me encontré varias veces después… ¿Cómo se siente a raíz de su beatificación el próximo 1 de mayo?

–Ali al-Samman: Como creyente, mi reacción sería el deseo de orar por él. Entonces diré que se le da lo que le corresponde por su trabajo, por el trabajo que yo he visto, en el que participé y del que he sido testigo. Esto me prueba lo mucho que él abrió su corazón, su mente y sus brazos a todo el mundo. Esto es lo que yo experimenté personalmente en Asís, cuando fui a dar un discurso en nombre del imán Muhammad Sayyid Tantawy. Sin duda, que seré el más feliz de la creación de Dios en ese día.

Por Emil Ameen

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }