Dona ahora!

Biografía de monseñor Luis María Martínez, «un hombre providencial» para México

La vida del arzobispo primado entre los años 1937 y 1956

MÉXICO, jueves, 8 enero 2004 (ZENIT.org).- La figura de uno de los arzobispos más carismáticos en la historia de la arquidiócesis primada de México, monseñor Luis María Martínez, ha quedado recogida en una biografía presentada este miércoles.

El volumen, que lleva por título «Biografía de un hombre providencial – Monseñor Luis María Martínez», es obra del padre Pedro Fernández, O.P., actual postulador de su causa de beatificación.

Monseñor Martínez, nacido en Molinos de Caballeros, Tlalpujahua (Michoacán), en 1881, guió la arquidiócesis primada de México entre 1937 y 1956, años en los que la Iglesia en el país salía de una de las persecuciones religiosas más virulentas experimentadas en el siglo XX.

En la presentación de la biografía, celebrada en el auditorio de la Curia Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera Carrera reconoció que su predecesor en la sede fue un hombre «clave», pues «nadie como él supo penetrar esa cultura mexicana y supo dejarle la semilla de la Buena Nueva».

En particular, subrayó el extraordinario sentido del humor del arzobispo, su habilidad política –«en un momento tan delicado para México»–, pero destacó sobre todo su dimensión de «místico», y «verdadero guía del pueblo, no sólo de la Arquidiócesis de México, sino un guía del pueblo de Dios».

«Cuando en su gobierno se presentaban las situaciones difíciles, no confiaba en su habilidad, no confiaba de su experiencia, sino se ponía en las manos providentes de Dios. Era un hombre totalmente puesto, manejado, guiado por Dios», recordó el arzobispo primado de México.

«Y Él sabía ponerse en esas manos de Dios y experimentaba después de la oscuridad, después del abandono, experimentaba que Dios estaba con Él, porque Dios es el que guiaba los acontecimientos históricos», añadió.

En el acto intervino, además, Carlos Abascal Carranza, secretario de Trabajo y Previsión Social del Gobierno de la República, quien comentó el ámbito social e histórico en el que ejerció su ministerio monseñor Martínez.

Abascal testimonió en primera persona, pues su padre –fundador del movimiento Sinarquista– y su abuelo fueron católicos activos y conocidos en aquellos años difíciles para la Iglesia en México.

A continuación, el padre Alfredo Vizoso Andrade, M.Sp.S., anterior postulador de la causa de beatificación, ilustró detalles de la vida mística del Siervo de Dios.

Una aproximación al ámbito sacerdotal del que fuera arzobispo de México estuvo a cargo de monseñor Antonio Macedo Tenllado, actual vicepostulador de la causa.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación