Dona ahora!
© Arlina Barral, responsable de la pastoral de migrantes de la Arquidiócesis de México

© Arlina Barral, responsable de la pastoral de migrantes de la Arquidiócesis de México

Hermana Arlina Barral: “Me sorprende la resiliencia de las personas migrantes, su fe en Dios”

Coordinadora de la pastoral de migrantes de la Arquidiócesis de México

(ZENIT – 11 marzo 2019).- Las caravanas de migrantes centroamericanos en dirección a Estados Unidos son una serie de desplazamientos que empezaron en octubre de 2018 con la intención de entrar a esa nación con el ideal de mejorar su calidad de vida.

La primera caravana estaba compuesta por mil hondureños el 13 de octubre de 2018, algunos tenían la meta de llegar a México para pedir asilo, incitados por la pobreza y violencia de su país. Después vino la segunda, de casi de mil hondureños que salieron de Guatemala, el 21 de octubre de 2018. Le siguieron otras tres caravanas compuestas por salvadoreños, que salieron del Salvador días anteriores​, y la última, integrada, por el momento, por hondureños salió de San Pedro Sula el 14 de enero de 2019.

Desde el principio, el presidente Donald Trump advirtió por Twitter de no dar más ayudas económicas a Honduras, El Salvador y Guatemala, si no impedían que sus paisanos entraran a Estados Unidos de manera ilegal. Amenazó con militarizar la frontera, acusó de haber gente de Medio Oriente y del Islam dentro de la caravana.

El gobierno mexicano, ha estado investigando acerca de las caravanas de inmigrantes viendo quien los está financiando pues tienen ciertos recursos que no pudieran tener; aunque en general los migrantes, si bien son pobres, sí requieren dinero para emigrar, pues tienen que pagar a los “coyotes” que los llevan, señaló la Secretaría de Gobernación a la fundación Pueblos sin fronteras.

Arlina Barral, es responsable de la Pastoral de Migrantes y Movilidad Humana de la Arquidiócesis de Mexico. Es misionera Scalabriniana, una congregación que tiene su carisma Scalabriniana para los migrantes y refugiados. La Congregación tiene presencia en 26 países.

ZENIT: ¿Qué acciones ha realizado la Iglesia-católica para ayudar a la caravana de migrantes?

Arlina Barral: En la caravana del año pasado, la Iglesia católica ha apoyado en los alimentos, medicinas, servicios médicos, donaciones de higiene personal, gorras, etc. y el voluntariado. En la carpa de la Iglesias de México, allí distribuímos los alimentos a lo largo del día. Llegaban víveres de diferentes congregaciones religiosas, parroquias y iglesias evangélicas también.

En la caravana de este año, ya no hubo necesidad de apoyarlos en los alimentos ya que fue cubierto por la Secretaría de Marina.

Z: ¿Cuáles son las principales carencias  que ve que tienen en los centros de acogida?

AB: No sé a que se refiera centros de acogida, pero en México si existen casas, albergues, o centros de atención a las personas migrantes y refugiados. Cada albergue tienen su propias necesidades. Los alimentos casi nunca falta pero hay otros necesidades como los servicios de luz, gas, agua que muchas veces se necesita donaciones en efectivo para pagarlos. De igual manera, la “sustentabilidad” de los albergues para su personal, aunque hay voluntarios, un base de personal fijo también son necesario, como trabajadores sociales, psicoologos, abogados, administradores, etc.

Z: ¿Es verdad que se quejan de la comida?

AB: De la comida, creo que las personas no se quejan de la comida por si. Mas bien se quejan de su situación de irregularidad como migrante.  Te pongo un ejemplo, si comes un bolillo en tu casa, eso sabe bueno. Pero si comes un bolillo dentro de un centro de detención, eso sabe horible aunque es el mismo bolillo pero en contexto diferente.

Z: ¿Cuál es el promedio de estancia de los migrantes?

AB: En los albergues de tránsito, la estancia de los migrantes es de 1-3 días. Para los migrantes que son solicitantes de proteccion internacional o de refugio, su estancia es de 1 mes a 6 meses. Además, cada caso del migrante es diferente.

Z: ¿Qué es lo que más le ha sorprendido?

AB: Me sorprende la resiliencia de las personas migrantes, su fe en Dios. Cuando nos comentan que Dios siempre ha estado a su lado porque en el camino ha encontrado buenas personas y aunque hay peligro tambien lo protegen. Creo que ellos caminan con mucha esperanza, esperanza de que existen un mundo mejor.

Z: ¿Tienen muchos voluntarios?

AB: La Comisión contamos con 8 voluntarios, laicos, sacerdotes y religiosas. Ellas y ellos hacen las visitas pastorales dos veces a la semana en la Estación Migratoria en Iztapapala.

Z: ¿El gobierno de la Ciudad de México los está apoyando? ¿Hay carencia de agua como dicen?

AB: Como la Comisión es una oficina de la Arquidiócesis de México, una asociación religiosa, pues, el gobierno no nos pueden apoyar directamente.

Z: ¿Cómo ve la política migratoria de Trump?

AB: La política migratoria de Trump es una política anti-humana. Es decir, las acciones que toman son en contra de la persona y de su dignidad.

Z: ¿Cómo ve la caravana inmigrante?

AB: Hasta que el gobierno mexicano no tenga una política migratoria clara y justo, las caravanas seguirán. Además, hasta que los gobiernos de los países centroamericanos también no hacen nada para combatir la violencia y el crimen organizada, las caravanas seguirán. Hasta que no haya otro sistema económico justo, seguirán las caravanas.

Z: ¿Qué se puede pedir a los gobiernos?

AB: Que de verdad gobiernen. Aunque sabemos que ahora, los que gobiernan son los capitalistas, los que tienen dinero. Los que mueven el sistema del neoliberalismo. No sé si algún día habrá otro sistema económico justo, que erradica la pobreza.

Z: ¿Si alguno se quiere quedar en México a trabajar le ayudan?

AB: Por parte de la Comisión, lo asesoramos como pueden quedarse en el país.

About Ana Paula Morales

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación