Dona ahora!
United Nations Security Council on the United Nations Headquarters in New York City

WIKIMEDIA COMMONS

Migración: “Aceptar las oportunidades que tienen las ciudades de acogida”

Comunicado en la 108ª Sesión del Consejo para las Migraciones

(ZENIT – 1 Dic. 2017).-  La Santa Sede, a través de la Oficina de Prensa, dio a conocer en un comunicado las opiniones vertidas sobre el tema: “Contribuciones y beneficios mutuos: integración de los migrantes en las sociedades de acogida”, que se llevó a cabo como un evento especial, junto con la 108ª Sesión del Consejo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Ofrecemos el texto completo de este comunicado de prensa.

Comunicado de prensa

Contribuciones mutuas y beneficios: integración de migrantes en sociedades de acogida

El 30 de noviembre de 2017, la Misión Permanente de Observación de la Santa Sede ante las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales en Ginebra, la Misión Permanente de Observación de la Orden de Malta ante las Naciones Unidas en Ginebra, la Comisión Internacional de Migración Católica y la Fundación Cáritas Veritate, organizó un evento especial junto con la 108° Sesión del Consejo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), sobre el tema: “Contribuciones y beneficios mutuos: integración de los migrantes en las sociedades de acogida”. Un folleto que incluye el Mensaje del Papa Francisco para el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados 2018, y los 20 Puntos de Acción para los Refugiados y Migrantes que la Santa Sede presentó como contribución oficial a El Pacto Global, fue distribuido a todos los participantes. Su Eminencia el Cardenal Reinhard Marx, Arzobispo de München y Freising, Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana y Presidente de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea, pronunció el discurso de apertura. El evento fue moderado por Su Excelencia el Arzobispo Ivan Jurkovič, Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas y otras Organizaciones Internacionales en Ginebra. Un gran número de Delegaciones, Agencias de las Naciones Unidas y ONG copatrocinaron y asistieron a la reunión, entre otros; Argentina, Armenia, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, la Unión Europea, Francia, Gabón, Alemania, Italia, Japón, Mónaco, Marruecos, Países Bajos, Filipinas, Uganda, Estados Unidos de Norteamérica, la Organización Internacional para las Migraciones, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Caritas Internationalis, El Foro de Ginebra de las ONG de inspiración católica.

El Embajador William L. Swing, Director General de la Organización Internacional para las Migraciones, pronunció las palabras de apertura destacando la importancia de la integración como uno de los elementos más importantes de una inmigración exitosa. Llamó a todos a abrazar la migración y aceptar las oportunidades que tienen las sociedades de acogida en beneficiarse de las importantes contribuciones que los migrantes pueden hacerles. Hizo hincapié en que la diversidad es un valor en sí mismo y que la gente tiene que lidiar con el miedo al otro. La OIM también lanzó un programa llamado “Soy un migrante” en el que los migrantes explican la situación en la que se encuentran ahora. En su discurso de apertura, Su Eminencia el Cardenal Reinhard Marx, señaló que la integración debe guiarse por la participación y la inclusión (lenguaje, educación y trabajo) que requieren un cambio de percepción, que lejos de que los migrantes sean considerados como suplicantes pasivos que piden favores; a personas que se atreven a un nuevo comienzo y que luchan por el bienestar de ellos mismos, sus familias y la sociedad en la que viven. Para el Cardenal Marx, la integración debe ser un camino bidireccional que beneficie y requiera esfuerzos de todas las partes involucradas, para desarrollar un sentido de pertenencia a una comunidad. La responsabilidad del bien común debe ser compartida entre la sociedad de acogida y los migrantes, y debe ser impulsada por el reconocimiento mutuo y la estima. Advirtió contra el peligro de convertir las identidades positivas en negativas y de utilizar el cristianismo como instrumento de exclusión. Por lo tanto, la cooperación interreligiosa también debe fortalecerse.

Para el Sr. El Habib Nadir, Secretario General del Ministerio Delegado al Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, a cargo de los marroquíes que viven en el extranjero y Asuntos Migratorios, Copresidente del Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo, la migración fue beneficiosa para todos: países de origen y destino, así como los propios migrantes. La integración involucra a toda la sociedad, incluida la sociedad civil, los medios de comunicación y las autoridades religiosas. Los primeros deben evitar las narrativas estigmatizantes, mientras que los segundos deben promover el diálogo interreligioso y las “palabras de sabiduría”. El Sr. Nadir describió los amplios programas nacionales de integración que tiene el país y su voluntad de trabajar a favor de la integración positiva. Advirtió a la comunidad internacional de que estamos a punto de abandonar nuestros valores de solidaridad y respeto mutuo y que ahora era el momento de reaccionar y actuar.

El Embajador Stephen de Boer, Representante Permanente de Canadá ante la Organización Mundial del Comercio, expuso el modelo canadiense de “inmigración dirigida”, donde al comienzo de cada año se decide el número de personas que ingresan al país. También hizo hincapié en que para 2030, el 80 por ciento del crecimiento neto de Canadá se debió a los migrantes y que la diversidad debe ser considerada como una fuente de fortaleza y ventaja competitiva. A través del reasentamiento, las leyes y políticas inclusivas, la colocación en el trabajo, la tutoría, las oportunidades de establecer contactos y otros canales de admisión, incluidos los programas humanitarios, Canadá continúa teniendo un flujo constante de inmigración. La Sra. Carol Batchelor, Directora del Departamento de Protección Internacional del ACNUR, señaló la importancia de considerar a los refugiados como individuos, donde cada uno de ellos tiene una historia diferente que contar. La integración requiere la participación de muchos actores, incluidos los gobiernos nacionales y locales, así como la sociedad civil y las organizaciones religiosas. Si bien las administraciones locales deben estar en el centro de la coordinación y la acción, las alianzas y la colaboración deberían involucrar al sector privado y las organizaciones de la sociedad civil. Ella finalizó su intervención planteando una pregunta de: ¿qué queremos decir con integración, integración en qué?

Hablando desde su lugar y como uno de los coorganizadores, la Embajadora Marie-Thérèse Pictet-Althann, Observadora Permanente de la Soberana Orden de Malta ante la ONU, compartió buenas prácticas de la Orden de Malta Alemana, donde la Orden estaba a cargo de más de 140 instalaciones con más de 44,000 migrantes. Algunos ejemplos incluyen la creación de servicios de integración para familiarizar a los inmigrantes con la sociedad y la cultura alemanas, y unidades especiales para menores no acompañados. También se creó “Malteser Migranten Medizin” para atención médica gratuita de migrantes. Esos ejemplos mostraron el importante papel de las organizaciones religiosas, que proporcionan asistencia material y espiritual. La Sra. Mantalin Kyrou, Oficial de Política de la Comisión Católica Internacional de Migración, otra coorganizadora, ofreció un ejemplo de cómo funciona la carretera de doble sentido en la práctica. Hablando de su experiencia personal trabajando con inmigrantes en Alemania, contó la historia de un trabajador extranjero y un funcionario de inmigración que, después de un primer encuentro aparentemente desastroso en el que las expectativas mutuas no coincidían, lograron comenzar de nuevo con algunos esfuerzos en ambos lados.

Dos países copatrocinadores tomaron la palabra. Primero, el Embajador de Filipinas recordó el impacto positivo que tienen los migrantes en el desarrollo económico, la diversidad cultural y social de su país de origen y destino. También destacó la importancia de que el Pacto Mundial sea un documento que debe aportar términos concretos de cohesión social e inclusión económica de los migrantes. En segundo lugar, la Unión Europea hizo hincapié en la inclusión social y la necesidad de la participación de las mujeres en las comunidades locales. Finalmente, Caritas Internationalis describió la campaña “Compartir el viaje”, que fue un ejemplo de concietización sobre la migración forzada.

© Traducción de Yuliana Navarrete

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación