Ecumenismo y nueva evangelización: Objetivos del Papa en Kazajstán y Armenia

Su viaje internacional número 95 tendrá lugar del 22 al 27 de septiembre

Share this Entry

CASTEL GANDOLFO, 9 septiembre 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II pidió este domingo a los mil millones de católicos del mundo que le acompañen con sus oraciones durante la visita a Kazjstán y Armenia que realizará del próximo 22 al 27 de septiembre.

Al encontrarse con varios miles de peregrinos, reunidos a mediodía para rezar con él la oración mariana del «Angelus», en el patio de la residencia pontificia de Castel Gandolfo, el Santo Padre consideró que se trata de un acontecimiento decisivo para la nueva evangelización y el diálogo ecuménico.

El viaje apostólico internacional número 95 de este pontificado llevará ante todo al Papa Wojtyla a
Kazajstán, «uno de los países más grandes del mundo en extensión», como él mismo recordó en su alocución, que «se encuentra en la frontera de los continentes europeo y asiático».

En esta nación, cuya población está formada por más de cien etnias y culturas diferentes, el pontífice refrescará el ruso, único idioma común en el país, que él aprendió cuando era estudiante clandestino, en tiempos de la segunda guerra mundial. Sus palabras tendrán por este motivo eco en la Federación Rusa.

Sin embargo, y a diferencia de lo que sucedió en su reciente visita pastoral a Ucrania del 23 al 27 de junio, en esta República de quince millones de habitantes, en la que los católicos no llegan a las 300 mil personas, el pontífice gozará de la bienvenida recibido tanto por musulmanes y ortodoxos.

En estos momentos, según informa la agencia Fides, se están repartiendo las entradas para la misa que celebrará en la nueva capital, Astana, y se calcula que el 90% de quienes han pasado a recoger las invitaciones son musulmanes.

La segunda etapa del viaje pontificio constituye el cumplimiento de un sueño para este Papa, Armenia, «la patria de uno de los pueblos más antiguos de Oriente Próximo, que abrazó el cristianismo oficialmente hace 17 siglos y es depositaria de un patrimonio religioso y cultural de singular riqueza», recordó este domingo.

Juan Pablo II quiso viajar por sorpresa a ese país en junio de 1999, para visitar al anterior patriarca apostólico armenio, Karekin I, gran propulsor del diálogo entre los cristianos, en su lecho de muerte. Las mismas condiciones de su amigo personal se lo impidieron.

En Etchmiadzin, ciudad símbolo del cristianismo perseguido de ese país, impulsará el diálogo ecuménico, tras haber superado con una declaración conjunta, que él mismo firmo en 1996 con el líder de la Iglesia apostólica armenia, una cuestión teológica sobre la naturaleza de Cristo, que separó durante 1.500 años a las dos Iglesias.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación