Ratzinger: La protesta violenta «antiglobalización» perjudica a los pobres

Una causa justa no justifica acciones inmorales, aclara

Share this Entry

ROMA, 9 septiembre 2001 (ZENIT.org).- Los católicos tienen el «justo deber moral» de discutir sobre cuestiones relativas al desarrollo económico que suscitó el pasado G-8 celebrado en Génova, pero, según el cardenal Joseph Ratzinger, «la destrucción y el terror no son los medios adecuados».

El consejo y la advertencia fueron pronunciados este sábado por el prefecto de la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe, al intervenir en el foro económico Ambrosetti, que se ha celebrado en Cernobbio (Italia).

El purpurado alemán habló sobre las violentas manifestaciones de grupos antiglobalización, celebradas en Génova con motivo de la cumbre de los países más industrializados (G-8), que concluyó el 22 de julio con un balance de destrozos por valor de millones de dólares. La desconcertada reacción de la policía italiana ante los ataques provocó la muerte de un joven.

«Por lo que se refiere al movimiento antiglobalización y sus objetivos –afirmó el cardenal Ratzinger–, es necesario distinguir el diagnóstico moral de sus medios de aplicación».

A nivel moral, añadió, es justo «que los países ricos cumplan con su responsabilidad con el tercer mundo y que no tengan riquezas sólo para sí, sino que consideren su riqueza como una responsabilidad para los demás».

Al hablar de los medios de aplicación para promover esta justicia, el cardenal bávaro rechazó todo tipo de violencia: «Existen elementos en estas manifestaciones que utilizan una excusa moral para justificar una acción que de moral no tiene nada».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")