España: Calumnias contra varias delegaciones diocesanas de Catequesis

Respuesta de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis

Share this Entry

MADRID, 11 septiembre 2001 (ZENIT.org).- El Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis ha asegurado que las acusaciones de la Federación Estatal de Profesores de Enseñanza Religiosa (FEPER) contra varias diócesis de España «carecen de fundamento y verdad».

Alfredo Sepúlveda, vicepresidente de la FEPER, había asegurado el 10 de septiembre que la Iglesia en España practica el «terrorismo» con el colectivo de enseñantes de Religión, al exigirles el pago de un «impuesto revolucionario» para las arcas eclesiásticas y de actuar con la «arbitrariedad más absoluta».

Las duras declaraciones tuvieron lugar durante una rueda de prensa para dar cuenta de la situación laboral de los profesores de Religión, colectivo que agrupa a unos 13.000 profesores contratados por la Administración del Estado y designado por los obispos.

Sepúlveda, afirmó que la delegaciones diocesanas de Enseñanza de las diócesis de Canarias y Tenerife exigen de los profesores una especie de «impuesto» voluntario y le calificó de «revolucionario», en referencia a la práctica del grupo terrorista ETA, que exige a empresarios cantidades de dinero a cambio del respeto de su vida y actividades.

Según la nota de la Comisión episcopal de Enseñanza, se trata de acusaciones falsas, pues estas iniciativas fueron tomadas por iniciativa de los mismos profesores de religión y no de las delegaciones diocesanas.

«Los profesores de religión de las diócesis de Canarias y Tenerife decidieron en asamblea, por iniciativa libre y voluntaria, crear un fondo común para los gastos propios de su actividad docente y formación, ante la precariedad de medios económicos de las diócesis –aclara el texto–. Estas aportaciones no llegan a cien pesetas al mes para los profesores de Primaria y doscientas pesetas para los de Secundaria».

«El destino de este fondo común es la formación de profesores, cursillos, ayuda a profesores en paro o en dificultades económicas, medios didácticos… –sigue explicando la Comisión episcopal–. Con ello, los profesores reciben gratuitamente todos los servicios de la correspondiente Delegación Diocesana de Enseñanza».

«Una parte de este fondo común está destinado a ayudar a las Iglesias necesitadas del Tercer Mundo –continúa añadiendo el comunicado episcopal–, como así consta en todos los balances y notificaciones entregadas a los profesores».

Representantes de la FEPER formularon también duras acusaciones contra la diócesis de Getafe por pedir la colaboración de los profesores de Religión para ofrecer un regalo al recién nombrado obispo auxiliar.

La nota episcopal aclara que este hecho no es más que «una iniciativa de los profesores para hacer un regalo a quien les había servido como delegado diocesano de enseñanza durante años y en aquel momento iba a ser ordenado obispo».

«Los profesores de religión de las mencionadas diócesis han obrado voluntariamente y con gran sentido cristiano de solidaridad y compañerismo en su acción educativa», concluye la nota del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")