Educación: desafío decisivo para la evangelización hoy, según el Papa

Recibe a los capítulos generales de la Familia Marista

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 17 septiembre 2001 (ZENIT.org).- La Iglesia católica tiene necesidad de la Familia Marista para cumplir con su obra de evangelización, de educación de los niños y jóvenes, y de promoción de la mujer.

Lo recordó este lunes Juan Pablo II al recibir en audiencia en la residencia pontificia de Castel Gandolfo a los 360 participantes en los capítulos generales de los cuatro institutos maristas, que se inspiran en la espiritualidad de san Marcelino Champagnat (1789-1840) y sus compañeros.

«La Iglesia acoge hoy con reconocimiento el trabajo misionero realizado y los dones de la gracia de Dios manifestados en la vida de vuestros institutos», confesó el Papa al dar su cálida bienvenida a los maristas y agradecer las palabras que en nombre de los presentes le dirigió el padre Joaquín Fernández, superior general de la Sociedad de María.

El discurso del Papa se concentró, después, en la importancia decisiva de la educación para la Iglesia en este inicio de milenio.

«El mundo de la educación es difícil y exigente, pues exige que los educadores se adapten sin cesar a los jóvenes y a sus nuevas expectativas», constató.

«¡No os desalentéis ante las dificultades del momento –exhortó–, las de la edad que os separa aparentemente de los más jóvenes, la falta de medios y ante todo de obreros para trabajar en la viña!».

«Mirad más bien a los jóvenes con los ojos del Buen Pastor –aconsejó a los religiosos y religiosas–, como una muchedumbre sin pastor, pero también como ese campo que se va dorando para la cosecha y que traerá su fruto en el tiempo oportuno».

«Con vuestra existencia –concluyó–, vosotros estáis llamados a hacer descubrir a los jóvenes la alegría de seguir a Cristo en al vida consagrada. No tengáis miedo de proponer este camino a la juventud en búsqueda de verdad».

Los cuatro institutos de la familia marista presentes en el encuentro eran:

La Sociedad de María (Padres maristas), fundados por el padre Juan Claudio Colin, compañero de seminario de san Marcelino Champagnat, cuenta hoy con 1.3600 religiosos, de los cuales 1.133 son sacerdotes. Su superior es el padre Joaquín Fernández Viejo.

Los Hermanos Maristas de la Enseñanza, fundados por el mismo Champagnat, cuentan hoy con 4.939 religiosos, que no son sacerdotes. Su superior es el hermano Benito Arbués.

Las Hermanas Maristas de la Congregación de María, fundadas por Jeanne-Marie Chavoin, cuya superiora es sor Gail Reneker. Cuentan con 466 religiosas y novicias.

Las Hermanas Misioneras de la Sociedad de María, cuya superiora es sor Patricia Stowers, y que cuentan con 612 religiosas y novicias.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")