Justicia sin venganza: Carta del cardenal de Nueva York a las Iglesias

El mensaje, escrito en español, reconoce la generosa respuesta de su gente

Share this Entry

NUEVA YORK, 18 septiembre 2001 (ZENIT.org).- El cardenal de Nueva York ha enviado una carta a las Iglesias del mundo en español en la que pide que se haga justicia a todos los autores de los atroces crímenes de la semana pasada y asegura que los estadounidenses no se dejarán llevar por el odio y la venganza.

El cardenal Edward M. Egan escribió el mensaje en plena emoción del fin de semana pasado, cuando su arquidiócesis pudo recogerse a rezar con un fervor que impresionó a los medios de comunicación de todo el mundo por las víctimas de los atentados, los familiares, los socorristas y el gobierno del país.

«Pedimos insistentemente que se haga justicia a todos aquellos que han tomado parte en este crimen atroz cometido en medio de nosotros –afirma el purpurado–. Sin embargo, no dejaremos que nos invada el odio y el deseo de venganza».

«Hemos visto la maldad de cerca, y nos esforzamos por entender –añade–. Los sucesos del 11 de septiembre nos han turbado y confundido. Pero éstos no han debilitado nuestra fe. Sabemos con certeza que somos los hijos de un Dios amoroso que nos ha creado para vivir toda una eternidad junto a Él».

Egan sigue escribiendo: «Sabemos que la gracia de Su Hijo será siempre suficiente para nosotros. No hay tragedia que pueda poner en duda nada de esto».

En particular el cardenal da gracias a Dios «por los oficiales de policía, bomberos, profesionales en el área de la salud, y líderes cívicos que nos han guiado e inspirado durante estos últimos días».

«Somos un pueblo unido, un pueblo con mucho valor», concluye. Al igual que el apóstol Pablo estamos «agradecidos a quien nos ha fortalecido, Cristo Jesús, Nuestro Señor. En Él depositamos nuestra confianza. En Él encontramos entendimiento, fuerza y paz».

La carta puede ser consultada en la página web de la arquidiócesis de Nueva York: http://ny-archdiocese.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación