Cardenal Rouco Varela: La verdadera reforma de la Iglesia

CIUDAD DEL VATICANO, 10 octubre 2001 (ZENIT.org).- Publicamos el resumen oficial distribuido por el Sínodo de los obispos de la intervención de la intervención ante la asamblea del cardenal Antonio María Ruoco Varela, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española

Share this Entry

* * *

La verdadera reforma de la Iglesia y la reforma verdaderamente católica del episcopado han ido siempre juntas en la historia de la Iglesia. También en nuestra época, la del Vaticano II. Incluso con una insistencia especial. Uno de los centros de gravedad más importantes de las enseñanzas conciliares fue la Teología del Episcopado y la renovación canónica y pastoral de la figura y ministerio del Obispo en la Iglesia; a través de la doctrina de la colegialidad episcopal; pero también, y con vivo sentido de la actualidad histórica, trayendo a la luz el principio de la sacramentalidad del origen, fundamento y contenido del oficio episcopal, Treinta seis años después, los frutos del desarrollo teórico y práctico de la colegialidad en el orden de las realidades estructurales han sido muchos. Hay que preguntarse si ha ocurrido lo mismo con el principio de la sacramentalidad en el orden de las realidades vivas: del crecimiento en la santidad de todos los miembros de la Iglesia, de su mayor vigor y entrega apostólica y misionera, y en la evangelización y santificación de las realidades temporales. Responder a esta cuestión es el reto principal del presente Sínodo. Su respuesta no puede dejar de tener en cuenta un dato esencial: la extendida crisis de fe en los viejos países de tradición cristiana; que no se detiene ante las puertas de las comunidades cristianas, y que «se globaliza» también. La respuesta habrá de pasar por el servicio del Obispo al Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo para la esperanza del mundo, anunciándolo, enseñándolo y mostrándolo corno su «testigo auténtico» a todos: sacerdotes, consagrados, laicos, teólogos y a la opinión pública. Este servicio se le hará posible al Obispo si cultiva el amor personal a Jesucristo, apoyado en la oración de toda la Iglesia, especialmente de las contemplativas, como Santa Teresa de Jesús y sus dos hijas: Santa Teresa del Niño Jesús y Santa Teresa Benedicta de la Cruz -Edith Stein-. «EI cristiano del futuro será místico, … , o no será cristiano» -Karl Rahner-.

[Texto original: español]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")