San Giovanni Rotondo celebra por primera vez la fiesta de san Padre Pío

SAN GIOVANNI ROTONDO (FOGGIA), 24 septiembre 2002 (ZENIT.org).- Unas 60 mil personas celebraron por primera vez en la tarde de este lunes en San Giovanni Rotondo la fiesta litúrgica de san Padre Pío, en la localidad en la que vivía el fraile capuchino.

Share this Entry

La fecha recuerda, como es costumbre en la Iglesia, el día del fallecimiento del «fraile de los estigmas», que tuvo lugar el 23 de septiembre de 1968.

Las celebraciones habían comenzado en la medianoche anterior con una misa presidida por John Corriveau, ministro general de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, en la que estaba presente el cardenal Sergio Sebastiani, presidente de la Prefectura de Asuntos Económicos.

A las 6 de la tarde celebró la eucaristía multitudinaria el cardenal Mario Francesco Pompedda, prefecto del Tribunal de la Signatura Apostólica. A continuación, tuvo lugar la procesión de la estatua y de las reliquias.

En ocasiones, la lluvia torrencial puso a prueba la fe de los peregrinos.

Durante la procesión, el alcalde de Antonio Squarcella de San Giovanni Rotondo entregó simbólicamente al padre Pío las llaves de la ciudad.

En la mañana, el pueblo acogió a doce atletas de maratón que llegaron corriendo desde Roma, desde donde habían salido el 18 de septiembre pasado, después de haber participado en una audiencia con Juan Pablo II. Los atletas traían un mensaje que les había entregado el Papa para los frailes capuchinos.

«Hemos traído también la llama de la paz –declara el portavoz de los atletas, Marco Pasquali–. A través del recorrido, hemos encontrado a mucha gente animada por la fe que ha recorrido con nosotros algunos tramos del camino».

Al llegar a San Giovanni Rotondo el grupo de atletas visitó los lugares en los que vivió san Pío de Pietrelcina, deteniéndose en oración ante la cripta.

«Ha sido una experiencia emocionante –concluye Pasquali– que ha tocado profundamente nuestras conciencias. Después de habernos encontrado con el Papa ahora estamos en San Giovanni Rotondo, donde en todos los rincones del santuario y del convento hay huellas de la profunda espiritualidad de san Pío».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación