Sor Nirmala: «Si no estamos dispuestos a entregar la vida, ¿qué hacemos aquí?»

Print Friendly, PDF & Email

El secreto de la sucesora de la Madre Teresa de Calcuta

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CALCUTA, 6 noviembre 2002 (ZENIT.org).- La superiora de las Misioneras de la Caridad, sor Nirmala, está dispuesta a entregar la vida si hace falta por amor a Dios y a los pobres. Kusum, (nombre que le pusieron al nacer) es una mujer profundamente sencilla y religiosa.

Sus padres, nepalíes, eran devotos hinduistas de la casta superior, los brahmanes. Educada en los valores tradicionales de la sociedad hinduista, insospechadamente conoció a Cristo y su Evangelio.

Publicamos la conversación que mantuvo recientemente la hermana Nirmala con el misionero español F. Félix Lazcano, publicada por la revista Reinado Social.

–¿Quién es sor Nirmala?

–Sor Nirmala es una hija de Dios.

–¿Cómo conoció a Jesucristo?

–Yo no deseaba convertirme al cristianismo; no tenía ni idea de qué sería eso, y era muy feliz siendo hinduista. Pero en mi ciudad no había instituto para chicas y me inscribieron en el Patna Women´s College, una institución católica. A los pocos días de estar allí una chica hinduista y estudiante americana, al toque de campana, se arrodilló y se puso a rezar. Yo me quedé de pie mirándola y algo ocurrió: un suave movimiento en mi alma y sentí que Jesús vivo vino a mí. A partir de entonces empecé a hacer muchas preguntas sobre Jesús y, después de seis años y medio vine a Calcuta, conocí a Madre Teresa y me bauticé.

–¿Cómo se siente siendo la sucesora de Madre Teresa?

–Es algo absolutamente inesperado e inmerecido; es la gracia de Jesús. Soy humilde teniéndolo: esto es un regalo, así que lo acepto.

–Pero su tarea como superiora general no debe ser nada fácil.

–Sí, si yo dependo de mí misma; pero si dependo de Dios, y con la ayuda de mis hermanas, lo puedo hacer día tras día.

–¿Qué desafíos tiene que afrontar la congregación después de la muerte de Madre Teresa?

–Los mismos: vivir totalmente entregada a Dios. Ésa es nuestra lucha cotidiana.

–¿Cuáles son las características más señaladas de vuestra espiritualidad?

–Saciar la sed de Jesús en la cruz por todos nosotros y amar a los más pobres de los pobres. Amor y servicio. Las misioneras de la Caridad hacen un cuarto voto, además de los tradicionales de pobreza, castidad y obediencia: el de servicio libre y con todo el corazón a los más pobres.

–Son frecuentes las persecuciones y dificultades para los cristianos en la India.

–Si somos cristianos tenemos que estar preparados para ser perseguidos; es un asunto de fidelidad a lo que somos. Él dio su vida por nosotros y si no estamos dispuestos a entregar nuestra la vida, ¿qué hacemos aquí?

Las palabras más significativas de la vida de Sor Nirmala, concluye el misionero al final de la conversación son: «amor», «pequeñez», «jovialidad», «confianza», «dulzura», «sonrisa», «entrega» y «pobres».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }