EEUU: Los obispos aprueban las normas revisadas contra abusos de sacerdotes

Print Friendly, PDF & Email

WASHINGTON, 13 noviembre 2002 (ZENIT.org).- La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos aprobó este miércoles por 246 votos a favor y 7 en contra las normas revisadas para afrontar las denuncias de abusos sexuales atribuidas a sacerdotes y personal de la Iglesia.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

El documento votado fue redactado por una Comisión mixta formada por representantes de la Santa Sede y del episcopado estadounidense con el objetivo de que esas normas no estén en contradicción con los derechos fundamentales de todo sacerdote en cuanto persona.

Los obispos aprobaron también las revisiones hechas por esta comisión a los «Estatutos para la protección de niños y jóvenes» que, en caso de recibir el reconocimiento («recognitio») de la Santa Sede, entrarán automáticamente en vigor.

Estos documentos habían sido redactados por el episcopado estadounidense en junio, en su reunión celebrada en Dallas. El 14 de octubre, sin embargo, el cardenal Giovanni Battista Re, prefecto de la Congregación vaticana para los Obispos, propuso en una carta al presidente de la Conferencia episcopal, monseñor Wilton Daniel Gregory, revisar conjuntamente aquellas normas.

En los documentos originales se constataban algunas «ambigüedades», señalaba en la misiva el cardenal Re, como por ejemplo, la falta de definición del concepto de «abuso sexual». Al mismo tiempo, se vio la necesidad de armonizarlas con el derecho universal de la Iglesia.

El cardenal Francis E. George, arzobispo de Chicago, quien dirigió el debate de dos horas sobre las nuevas normas este miércoles, afirmó que la revisión realizada por la Comisión compuesta por cuatro representantes del Vaticano y por cuatro obispos estadounidenses ha reforzado la versión original adoptada en Dallas.

El nuevo documento mantiene la asistencia a las víctimas y revisa las directivas para la cooperación con las autoridades civiles contenidas en las normas originales, aseguró.

El mayor cambio, reveló, fue añadir el recurso a juicios eclesiásticos, junto con las acciones administrativas que un obispo puede tomar para remover a un sacerdote de su ministerio.

Las nuevas normas permiten juzgar caso por caso incluso aquellas denuncias de actos cometidos hace muchos años. Se aplicará así de este modo el principio de «tolerancia cero», añadió después el cardenal George en respuesta a un periodista, pero no de manera generalizada, sino personalmente.

En el debate, cada uno de los obispos que tomaron la palabra consideraron que la revisión aportada por la Comisión conjunta refuerza las directivas que habían surgido en Dallas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }