Se lanza la segunda etapa del Diálogo Argentino

Print Friendly, PDF & Email

20 de diciembre: Jornada Nacional contra el Hambre y la Violencia

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

BUENOS AIRES, 26 noviembre 2002 (ZENIT.org).- Sobre la base de la necesidad de desarrollar vías más eficaces para canalizar la fuerza de la sociedad –manifestada en el diálogo— e influir efectivamente en la toma de decisiones que cumplan con lo que el pueblo pide, se lanzó este martes la segunda etapa del Diálogo argentino.

Así lo anunció en conferencia de prensa el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Agustín Radrizzani, como recoge la agencia AICA .

Una breve declaración titulada «Carta de identidad», señala que «el Diálogo Argentino se ofrece como un camino para transitar juntos este nuevo proyecto de Nación», y advierte que «la convivencia social y la democracia se encuentran amenazadas en nuestra Argentina. Una profunda crisis moral ha minado la confianza, roto la legitimidad de las instituciones de la República y generado niveles inaceptables de pobreza y exclusión».

«La construcción de una sociedad equitativa y sustentable en el marco de una democracia integrada al mundo –continúa la carta– sólo será posible si recuperamos el sentido del bien común, la alimentación y la salud como derecho inalienable; la educación como base de la igualdad de oportunidades; el trabajo como dignificador de la persona; la seguridad como base de la convivencia; la transparencia y eficiencia en la gestión de gobierno; la previsibilidad en las reglas de juego, y la participación ciudadana en los asuntos públicos».

Durante toda la mañana de este martes, representantes de entidades civiles, organizaciones no gubernamentales y de distintos credos, se reunieron en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina, convocados por el equipo de laicos que integran, entre otros, Justo Carbajales y Osvaldo González Prandi (Departamento de Laicos del Episcopado – DEPLAI) y Susana Calvo (Cáritas).

Plan de acción

En la búsqueda de consensos sociales básicos que permitan una agenda de gobernabilidad para la convivencia social, se ha establecido un plan de acción que contempla, en primer lugar, «iniciar una campaña integral contra la pobreza y el hambre» que se va a manifestar a partir de una Jornada Nacional contra el Hambre y la Violencia, el próximo 20 de diciembre.

La convocatoria quiere ser un «gesto muy fuerte contra el hambre y la violencia». Por ello se eligió la fecha en que se cumple un año de la revuelta social que desembocó en la renuncia del ex presidente Fernando de la Rúa.

«Somos conscientes –reconoció Carbajales– de que puede ser un día violento que no ayude a la reconstrucción. Ante ello queremos ofrecer una mano de consenso, de diálogo, para transformar esa tensión en posibilidad de construcción».

Otros puntos del plan de acción contemplado por la Mesa del Diálogo es el cumplimiento de los programas alimentarios y de salud básica para la población, la continuidad del Plan Jefes y Jefas de Hogar, y asegurar el financiamiento del presupuesto 2003, «con o sin acuerdo de los organismos internacionales».

También es prioritario «asumir la responsabilidad de resguardar, junto con la opinión pública, la institucionalidad democrática», y trabajar para lograr «un programa de poder legítimo, como elemento básico que asegure la convivencia democrática».

La Mesa del Diálogo se compromete a «exigir la transparencia del próximo acto eleccionario», y en ese sentido otra medida es la campaña de capacitación de fiscales ciudadanos para que colaboren en el control de las elecciones.

Sobre los frutos del Diálogo, monseñor Radrizzani reconoce que «el pueblo quiere una Argentina distinta; quiere libertad, honestidad, trabajo, familia, culto de la amistad. Creo que una de las cosas más fecundas de la primera etapa fue haber hecho una buena siembra e instaurado el diálogo en muchos estamentos de la sociedad».

«De ahí en más, llegando con todos los credos y todos los hombres de buena voluntad –añade–, queremos generar una opinión pública y un consenso generalizado, de tal manera que la dirigencia sepa lo que quiere el pueblo. (…) Se nota en toda esta gente una fuerza fenomenal para ir adelante».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }