El Patriarca caldeo de Bagdad califica de inaceptables las torturas en Irak

BAGDAD, martes, 11 mayo 2004 (ZENIT.org).- «Ningún hombre sobre la tierra puede aceptar las torturas infligidas contra un hermano suyo», afirma el Patriarca de Babilonia de los Caldeos –con sede en Bagdad– ante las noticias del trato inhumano de soldados de la coalición hacia prisioneros iraquíes.

Share this Entry

«Estas torturas van contra el derecho humanitario –subraya Su Beatitud Emmanuel III Delly–. Ninguno las puede aceptar, ni los iraquíes, ni los americanos, ni los ingleses, ni los italianos».

En declaraciones a «Misna», el líder espiritual de los cristianos en el país explicó que «el Señor nos ha dado la inteligencia para hablar, explicar y convencer: éste es el único modo aceptable».

Es inadmisible, según el patriarca iraquí, «usar esta inteligencia para torturar a los otros; sobre este punto todos en el mundo están de acuerdo».

En cualquier caso, monseñor Delly no se pronunció sobre las eventuales consecuencias políticas de estos actos: «No es nuestra tarea juzgar tales aspectos», aclaró.

«Corresponderá a los jueces y tribunales valorar lo ocurrido, pero como líder de la comunidad cristiana tengo el deber de recordar los principios enunciados por nuestro Señor, esto es, amarnos y respetarnos los unos a los otros, buscando hacer lo posible para reducir los sufrimientos y no infligirlos a los demás», concluyó.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación