San Nimatullah Kassab Al-Hardini, «enamorado de la Eucaristía»

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 16 mayo 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha propuesto a la Iglesia universal como motivo de inspiración este domingo la vida de un monje libanés, «enamorado de la Eucaristía», y testigo de la misericordia de Dios.

Share this Entry

San Nimatullah Kassab Al-Hardini, (1808-1858), sacerdote, de la Orden Libanesa Maronita es querido y recordado incluso por musulmanes y drusos.

El Papa le recordó durante la homilía de la canonización como «hombre de oración, enamorado de la Eucaristía, a la que le gustaba adorar durante largo tiempo».

Por este motivo, le propuso como «para sus hermanos libaneses y para todos los cristianos del mundo».

«Se entregó totalmente al Señor con una vida de grandes renuncias, mostrando que el amor de Dios es la única fuente de alegría y de felicidad para el hombre. Se dedicó a buscar y a seguir a Cristo, su Maestro y Señor«.

«Al acoger a sus hermanos, alivió y curó muchas de las heridas de los corazones de sus contemporáneos, testimoniándoles la misericordia de Dios», explicó el obispo de Roma.

«¡Que su ejemplo sirva para iluminar nuestro camino, para suscitar entre los jóvenes, en particular, un auténtico deseo de Dios y de la santidad, para anunciar a nuestro mundo a luz del Evangelio!», deseó.

Nimatullah Al-Hardini fundó en Kifkan y más tarde en Bhersaf el centro educativo llamado, según la tradición, «Escuela bajo la encina» para instruir gratuitamente a la juventud.

Sufrió con su pueblo las dos guerras civiles de 1840 y 1845, que prepararon los sangrientos acontecimientos de 1860, cuanto muchos monasterios fueron incendiados, muchas iglesias fueron devastadas y numerosos cristianos maronitas masacrados.

Como profesor de teología en el Seminario Mayor, tuvo entre sus alumnos al santo libanés Charbel Makhlouf, quien asistiría a la muerte de su maestro. Nimatullah Kassab Al-Hardini se ha convertido este domingo en el tercer santo libanés.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación