El Papa exige el compromiso de la Iglesia y del mundo por los refugiados

Una respuesta al amor misericordioso de Jesús, señala

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 20 junio 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II exigió este domingo un mayor compromiso por parte de la Iglesia y de la comunidad internacional a favor de los refugiados.

El llamamiento del Santo Padre resonó en la plaza de San Pedro del Vaticano en el día en que se celebraba el Día Mundial del Refugiado, convocado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Tras recordar que el lema de este día en el año 2004 ha sido «Encontrar un hogar – Empezando de nuevo en condiciones de seguridad y dignidad», el obispo de Roma aseguró que «toda persona tiene necesidad de un ambiente seguro para vivir».

«Los refugiados aspiran a esto, pero en varios países del mundo millones de personas siguen viviendo en campos de acogida, o con limitaciones en el ejercicio de sus derechos», recordó hablando con voz cansada desde su estudio.

«¡No nos olvidemos de nuestros hermanos refugiados!» exhortó el sucesor del apóstol Pedro a los miles de peregrinos que le escuchaban, entre los que destacaba un numeroso grupo procedente de Letonia y Lituania.

«Manifiesto mi aprecio y aliento a cuantos en la Iglesia se comprometen a su lado –reconoció–. Al mismo tiempo, auspicio un renovado compromiso de la comunidad internacional para que se eliminen las causas de este doloroso fenómeno».

«El misterio del amor misericordioso» de Cristo, afirmó Juan Pablo II recordando que el viernes anterior la Iglesia había celebrado la solemnidad de el Sagrado Corazón de Jesús, «nos ayuda a vivir mejor la Jornada Mundial del Refugiado».

Según reveló el 17 de junio, ACNUR asistía a finales de 2003 a 17.1 millones de refugiados en el mundo, el 18 por ciento menos que en el año anterior.

La cifra incluye 9.7 millones de refugiados; 1.1 de refugiados retornados; 4.2 millones de desplazados internos; 233.000 desplazados internos retornados; 995.000 solicitantes de asilo; y otras 912.000 personas, incluyendo a los apátridas.

Por región, al final de 2003, 5.4 millones de personas estaban dentro de la competencia del ACNUR en Europa; seguido de 4 millones de la región que comprende Asia Central, Sudoeste de Asia, Norte de África, Oriente Medio; 4 millones en África; 2.3 millones en América y el Caribe; y 1.4 millones en el resto de Asia y el Pacífico.

Los cinco principales países de asilo en 2003 fueron Pakistán (1.1 millones); Irán (985.000); Alemania (960.000); Tanzania (650.000); y Estados Unidos (452.500).

Durante 2003, aproximadamente 807.000 solicitudes de asilo o de reconocimiento de la condición de refugiado fueron presentadas en 141 países. La mayoría de los solicitantes de asilo provinieron de la Federación Rusa (38.900), China (37.100), Serbia y Montenegro (36.700), República Democrática del Congo (35.800), Turquía (33.800), Irak (32.100), Colombia (29.400), Afganistán (22.400) y Nigeria (21.300).

Las cifras mundiales de refugiados del ACNUR no incluyen a los palestinos que están bajo el mandato de la Agencia de Naciones Unidas para la Ayuda a los Refugiados Palestinos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")