Benedicto XVI podría viajar a Estambul en noviembre

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 13 julio 2005 (ZENIT.org).- Si bien se espera aún confirmación del Vaticano, Benedicto XVI podría viajar a Estambul (Turquía) el próximo 30 de noviembre por invitación del Patriarca ortodoxo de Constantinopla, Bartolomé I, para celebrar la fiesta de San Andrés.

Share this Entry

Así lo ha manifestado el portavoz del Patriarcado ecuménico, Dositeos Anagnostopoulos, especificando que la invitación se hizo al Santo Padre a principios del pasado mayo, apunta la agencia misionera «Misna».

Ya la semana pasada los medios se hacían eco del diario turco «Vatan», cuyas páginas del 3 de julio recogían que Benedicto XVI visitará el Patriarcado ecuménico de Constantinopla en noviembre, un anuncio que había hecho Bartolomé I durante una Misa que había presido recientemente.

Al anuncio del viaje del Papa el arzobispo del Patriarcado de Constantinopla en Italia, Gennadios, reaccionó manifestando que «sería una etapa muy importante en las relaciones entre las dos Iglesias hermanas de Constantinopla y de Roma» y que «daría un vigoroso impulso espiritual y moral para el diálogo ecuménico», según recogió «Adnkronos».

El jueves pasado, después de que el Papa le recibiera en el Vaticano, el primer ministro irlandés Bertie Ahern declaró a la prensa que Benedicto XVI le había dicho personalmente que estaba «valorando la posibilidad de ir a Estambul» a fin de alentar una mayor unidad de la fe cristiana, cita «Reuters».

Como es costumbre, el pasado 29 de junio, en la Eucaristía que presidió el Papa en la Basílica de San Pedro (en el Vaticano) con motivo de la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, fundadores de la diócesis de Roma, participó una delegación enviada por el Patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé I, «primus inter pares» entre las Iglesias ortodoxas.

Encabezó la delegación el metropolita de Pérgamo Ioannis (Zizioulas). Al día siguiente Benedicto XVI afirmó -en la audiencia que concedió a sus huéspedes ortodoxos-: «Se experimenta la necesidad de unir las fuerzas y no ahorrar energías para que el diálogo teológico oficial, comenzado en 1980, entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas en su conjunto, se reanude con renovado vigor».

Dos días después de esta audiencia, el cardenal Walter Kasper -presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos- confirmó que el próximo otoño se reanudará el diálogo teológico internacional entre las Iglesias ortodoxas y la católica. Se lleva a cabo a través de una Comisión Mixta Internacional Católico-Ortodoxa de la que forman parte representantes de la Iglesia católica y de diferentes Iglesias ortodoxas.

El año pasado había asistido a la Eucaristía del 29 de junio, presidida por Juan Pablo II, el propio Bartolomé I, para conmemorar los cuarenta años del histórico abrazo que intercambiaron el Papa Pablo VI y el patriarca ecuménico Atenágoras I en Jerusalén en enero de 1964, mientras tenía lugar el Concilio Ecuménico Vaticano II. El 7 de diciembre de 1965, un día antes de finalizar el Concilio, Pablo VI y Atenágoras I hicieron una declaración conjunta con la que deploraban y se levantaban los mutuos «anatemas» –pronunciados en 1054–, que dieron origen al cisma entre Iglesias de oriente y la de occidente.

Benedicto XVI debería corresponder a la reciente visita de la delegación ortodoxa enviando a su vez una delegación especial a la sede del Patriarcado de Constantinopla, con motivo de la fiesta de san Andrés -fundador de la Iglesia en Constantinopla y hermano de san Pedro, obispo de Roma- el 30 de noviembre. Pero las últimas noticias apuntan a que el Papa podría realizar este gesto personalmente.

Al concluir su visita a Roma del año pasado, el Patriarca de Constantinopla Bartolomé I invitó a Juan Pablo II a visitar la sede del patriarcado ecuménico. El pontífice aceptó con gusto la propuesta de visitar la sede del Patriarcado, que se encuentra en Fanar (Estambul, Turquía).

La última vez que Turquía recibió la visita de un romano pontífice fue precisamente del 28 al 30 de noviembre de 1979, cuando al poco de cumplirse un año de su elección a la sede petrina Juan Pablo II viajó a Ankara, Estambul –donde participó en la solemne celebración en honor de San Andrés-, Efeso y Esmirna.

Seguía el Papa Wojtyla en 1979 las huellas de Pablo VI -quien a su vez había viajado a finales de julio de 1967 a Turquía- con una peregrinación orientada a continuar con renovado empeño el esfuerzo hacia la unidad de todos los cristianos, a mostrar la importancia que la Iglesia católica da a la relación con las venerables Iglesias ortodoxas en vísperas del inicio de un diálogo teológico y a expresar su sincero afecto hacia todas esas Iglesias y sus patriarcas, en particular hacia el Patriarcado ecuménico. Al año siguiente comenzó el diálogo teológico oficial.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")