La red Cáritas-Act en Darfur presta atención médica a 20.000 desplazados

A través de 20 clínicas

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 13 julio 2005 (ZENIT.org).- El consorcio Cáritas/ACT (Action by Churches Together) que trabaja en la región de Darfur desde el comienzo de la crisis de los desplazados sudaneses está dando la máxima prioridad a la atención sanitaria de los refugiados en las zonas rurales del sur y oeste de la región.

Esta respuesta conjunta de las redes de Cáritas y ACT en el campo de la salud, que se realiza de acuerdo a las directrices del propio Ministerio de Sanidad de Sudán, ha permitido, por el momento, instalar 20 clínicas temporales en diversas zonas de Darfur a través de las que se presta asistencia médica primaria a una población estimada de 20.000 personas.

Una de las mayores dificultades a las que se enfrentan tanto Cáritas/ACT como el resto de las ONG que trabajan en Darfur en el campo de la salud es la escasez de personal médico local dispuesto a trabajar en las zonas rurales, constata Cáritas Española en un informe enviado a Zenit.

«El número de personal cualificado y con experiencia es insuficiente y los pocos profesionales disponibles no están muy motivados para trabajar en las zonas rurales de Darfur, donde las condiciones son muy precarias», señala Ann Okiya, coordinador de salud primaria del programa sanitario de Cáritas/ACT en la región.

El doctor Walid Mohammed Mustafa, de 33 años, es uno de los médicos que colaboran con el consorcio Cáritas/ACT en Darfur. En Garsilla, donde ha estado prestando asistencia sanitaria en varios campos de desplazados en unas condiciones de máxima precariedad.

Él mismo explica las razones por las que decidió desplazarse a Darfur para ayudar a los refugiados: «Éste es mi país y si las personas que tenemos mayor nivel cultural no estamos dispuestos a sacrificarnos, Sudán nunca podrá salir adelante».

Sobre su experiencia de trabajo con una ONG, el doctor Mustafa confiesa sentir «envidia cuando veo cómo trabajan las organizaciones internacionales. ¿Por qué en Sudán no podemos tener alguna organización de ayuda médica como las que han venido a ayudarnos?».

Y reconoce que «aunque tenemos buenos médicos y enfermeras, la mayoría están trabajando fuera del país».

Cáritas/ACT calcula que a finales de este año podrá haber ampliado hasta 23 el número de centros de atención primaria en Darfur, junto a 2 hospitales rurales. Cada uno de los 20 centros que actualmente están operativos cuentan con personal sanitario (un médico, dos enfermeras y una comadrona) y unos suministros de material clínico aceptables.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")