Benedicto XVI considera que tras el terrorismo no hay un enfrentamiento entre civilizaciones

Responde a las preguntas de periodistas al regresar de un paseo

Share this Entry

LES COMBES, jueves, 21 julio 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha calificado los ataques terroristas de Londres como irracionales y ha aclarado que no son un «enfrentamiento entre civilizaciones», subrayando la importancia del diálogo entre la religiones para la paz.

El pontífice hizo estas declaraciones en la tarde de este miércoles al regresar a la casa en la que transcurre las vacaciones en Les Combes, Valle de Aosta, después de haber realizado un paseo por Valgrisanche.

El Santo Padre saludó a los periodistas que le esperaban y respondió a quien le preguntó su parecer sobre los atentados del pasado 7 de julio en la capital británica.

«El terrorismo es irracional. No hay un enfrentamiento entre civilizaciones, sino pequeños grupos de fanáticos», aclaró.

En este contexto, subrayó, «es importante el diálogo entre las tres religiones que tienen por padre a Abraham», en referencia al judaísmo, cristianismo e islam.

«Tenemos que rezar a Dios para que refuerce esta voluntad y esperar que sea mucho más fuerte que la violencia», señaló.

En ese mismo día, se publicaba el programa oficial del viaje apostólico que realizará Benedicto XVI del 18 al 21 de agosto a Alemania, con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud, en el que están previstos encuentros con representantes musulmanes de ese país, así como una visita a la sinagoga de Colonia.

Los periodistas también le preguntaron cómo está transcurriendo estos días de descanso en los Alpes italianos, que concluirán el 28 de julio.

«Son unas vacaciones maravillosas; aquí todo es precioso, es un paraíso», respondió el Papa, quien bromeó en su encuentro con los reporteros.

En la mañana de este jueves, Benedicto XVI, aprovechando el buen tiempo, salió en torno a las 9,30 de la mañana de excursión al Mont Blanc, la cumbre más elevada de Europa. Recorrió los tres tramos del teleférico hasta llegar al glaciar, según informa el corresponsal de «Avvenire».

El Papa participó en una misa, que no presidió, y desde allí se detuvo a contemplar el imponente panorama. Regresó en torno a las 12.30 a su chalet de piedra y madera.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")