La Comunidad de San Egidio reabre el diálogo entre el presidente de Togo y la oposición

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 25 julio 2005 (ZENIT.org).- La mediación de la Comunidad de San Egidio, movimiento eclesial católico, ha servido para reabrir las negociaciones entre el presidente de Togo y la oposición con el objetivo de evitar la grave crisis que vive el país tras el fracaso de las elecciones presidenciales.

Share this Entry

El 21 de julio pasado, en la sede de la Comunidad en Roma, según informa un comunicado emitido por la misma, se reunieron el presidente de la República de Togo, Faure Essozimna Gnassingbé y el presidente nacional de la Unión de Fuerzas del Cambio (UFC), Gilchrist Olympio.

El acuerdo alcanzado representa un primer paso hacia la reconciliación del país africano, que ha sufrido violentos enfrentamientos entre gobierno y oposición. Según fuentes de asociaciones humanitarias togolesas, en el país habrían sido asesinadas unas 800 personas desde inicios de 2005.

La Comunidad de San Egidio informa que los participantes en el encuentro mantenido en Roma han alcanzado tres compromisos.

En primer lugar, «condenar y detener la violencia, venga de donde venga».

En segundo lugar, se ha acordado «liberar a los prisioneros de opinión detenidos al margen del proceso electoral».

En tercer lugar, «hacer un llamamiento al regreso de los refugiados y a trabajar juntos par invitar a la comunidad internacional a que apoye este regreso».

Entre unos 60 y 65 togoleses se encuentran refugiados en Benin, Ghana y Costa de Marfil.

Tanto el presidente como el líder de la oposición se han mostrado de acuerdo para continuar con la Comunidad de San Egidio «las discusiones para alcanzar un acuerdo político sobre las grandes líneas del proceso de democratización del país».

Por este motivo, los dos representantes, han pedido a la Comunidad que convoque «de nuevo a las partes y que les acompañe en el diálogo».

La Comunidad de San Egidio desempeñó un papel decisivo de mediación para superar los conflictos civiles que han ensangrentado a Guatemala y Mozambique.

Togo se encuentra en crisis desde las elecciones presidenciales del 24 de abril, cuando Faure Essozimna Gnassingbé fue declarado ganador con el 60% de los votos. Los resultados fueron rechazados por la oposición, que pidió una repetición de las elecciones.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")