Acontecimientos e iniciativas para el Año de San Pablo

Print Friendly, PDF & Email

Habla el coordinador de las celebraciones del bimilenario del apóstol de las gentes

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VAICANO, lunes, 8 octubre 2007 (ZENIT.org).- El Año de San Pablo comenzará en Roma el 28 de junio de 2008 y concluirá el 29 de junio de 2009. Será como un pequeño Jubileo para recordar y celebrar el bimilenario del apóstol de las gentes.

Con este motivo, la Iglesia católica está preparando un programa de acontecimientos extraordinarios en el ámbito del ecumenismo, liturgia, oración, arte, historia, arqueología, pastoral y peregrinaciones.

Para profundizar y conocer el programa de este evento, Zenit ha entrevistado al padre Olivier Plichon, coordinador del Año Paulino y cercano colaborador del cardenal Andrea Cordero Lanza di Montezemolo, arcipreste de la Basílica de San Pablo Extramuros.

Plichon relata que, cuando el cardenal Cordero presentó la idea a la Secretaría de Estado, el cardenal Angelo Sodano la expuso inmediatamente al Santo Padre, quien la acogió con vivo interés y dio disposiciones para determinar las fechas de inicio y fin del Año Paulino.

«No sabemos exactamente en qué año nació san Pablo –explica el padre Plichon–. Pero los expertos dicen que la fecha cae entre el año 5 y el 10, después de Cristo. Es por tanto un pequeño Jubileo por el bimilenario del nacimiento de san Pablo».

Como indicó Benedicto XVI, en las Vísperas de la Basílica papal de San Pablo Extramuros, con motivo de la fiesta de San Pedro y San Pablo, el acontecimiento tendrá un carácter eminentemente ecuménico.

La Basílica de San Pablo actualmente acoge una media de entre dos mil quinientos y cuatro mil peregrinos al día.

Para facilitar la organización de los viajes y difundir el conocimiento del programa paulino, se preparan dos sitios en Internet. El primero, dentro del portal del Vaticano, semejante al que ya existe sobre la Basílica de Santa María la Mayor; el segundo, presentará la historia de la Basílica de San Pablo Extramuros, la vida de san Pablo y todos los posibles contactos.

En el sitio específico del Año Paulino, se podrá encontrar el programa general, descargar videos del Papa en la Basílica, hacer reservas, etc. Este segundo sitio estará conectado con la Obra Romana de Peregrinaciones en su parte técnica, es decir viajes, hoteles, etc., y debería estar en línea en este mes de octubre.

El programa presenta cinco grandes líneas.

La primera incluye el programa religioso general. En cuanto a ceremonias pontificias, el Papa debería estar presente en la apertura y clausura del Año Paulino. En la Basílica, a la izquierda de la gran puerta central, se abrirá la Puerta Paulina.

El padre Plichon explica que «para la Iglesia católica, el aceite simboliza la oración de la comunidad que alimenta la llama de amor hacia Dios». A la luz de esta consideración, se pensó situar en el quadripórtico, en concreto en el nártex, un lampadario con múltiples llamas alimentado por los monjes, que lo encenderán por la mañana y lo pagarán tras las vísperas.

Los peregrinos podrán adquirir ampollas de cera líquida para alimentar esta llama. Además, se podrá a disposición de los fieles pequeñas lámparas, también alimentadas con cera líquida, que se podrán llevar a casa y, al encenderlas, abrir un vínculo simbólico con la llama de la Basílica.

Tal iniciativa se podrá extender a otras comunidades cristianas en los lugares que marcaron la vida de Pablo: Tarso, Éfeso, Malta, e invitar a los delegados de estas comunidades a la ceremonia de apertura del Año Paulino.

La segunda parte del programa se dedicará al aspecto litúrgico y ecuménico.

Cada martes y jueves por la tarde, se celebrará una liturgia especial en San Pablo. Cada peregrino podrá pasar a través de la Puerta Paulina, adquirir el aceite para el brasero, visitar la Basílica, rezar en la tumba y frente a las cadenas de san Pablo, confesarse, comulgar, participar en la misa y el oficio de vísperas para recibir la indulgencia plenaria.

Será posible ir a la zona de la reconciliación, con confesores en seis idiomas: italiano, español, francés, inglés, alemán y portugués.

En la nave izquierda de la Basílica, está prevista una zona expositiva, con una muestra sobre los viajes y cartas de san Pablo, excavaciones, historia de la Basílica, sellos conmemorativos, etc.

Habrá algunas jornadas especiales, relacionadas con las vivencias y el ideal misionero de san Pablo. Se está pensando en una jornada para las parroquias romanas. Especialmente importante será la Semana para la Unidad de los Cristianos.

La tercera línea del programa abarca los aspectos cultural y artístico.

Durante el Año Paulino, se organizará un ciclo de conferencias que abordarán los aspectos exegético, histórico teológico y filosófico de la vida y obras de san Pablo.

Están previstos también doce encuentros de divulgación para el gran público.

El domingo por la mañana, durante la misa, habrá una homilía especial de un cardenal.

Se organizarán conciertos. El Domingo de Pascua, está prevista la Sinfonía n. 2, «La Resurrección» de Gustav Mahler, dirigida por el maestro Zubin Mehta, mientras que para la Apertura del Año Paulino será interpretado «El Mesías» de Haendel (Orquestación de Mozart), dirigida por Lorin Maazel.

Para los peregrinos, se elaborará un itinerario paulino por todos los lugares de Roma relacionados con la vida de san Pablo o su recuerdo; en especial, la propia Basílica, la de San Pedro, la iglesia de San Pablo en la Regla –donde muy probablemente residió Pablo–, la Basílica de las Tres fuentes –donde cuenta la tradición que san Pablo fue decapitado–, las iglesias de los santos Cosme y Damián, santa Pudenciana, santa Práxedes –donde son visibles mosaicos que representan a san Pablo–, San Pedro in Vincoli –donde se conservan las cadenas de san Pedro–.

El itinerario paulino se podrá recorrer a pie o en autobús, según acuerdos con las empresas de transporte.

La Obra Romana de Peregrinaciones está valorando la posibilidad de organizar un crucero por los lugares visitados por san Pablo.

Para los jóvenes, se piensa en una peregrinación entre las basílicas de San Pedro y San Pablo, con un recorrido por la ribera del río Tíber, con momentos de meditación y oración.

Por último, el final del programa tiene que ver con los aspectos de comunicación y editoriales.

Se editará un nuevo tríptico de la Basílica, y se evalúa la publicación de en un boletín mensual con las noticias del Año Paulino.

El Vaticano está preparando la emisión de un sello y una medalla conmemorativa.

Para promover el conocimiento de san Pablo, se está contactando a algunas casas editoriales para la publicación de algunos libros dedicados a los niños y una nueva edición de las Cartas del Apóstol de las Gentes y de los Hechos de los Apóstoles.

Los monjes benedictinos prepararán la «Lectio Divina» sobre los 87 capítulos de las Cartas de san Pablo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }