Nuncio en México: el Papa, preocupado por la violencia en el país

Declaraciones en un encuentro de jóvenes universitarios

Share this Entry

LEÓN, miércoles 2 de febrero de 2011.- (ZENIT.orgEl Observador).- En el marco de un encuentro con estudiantes de diferentes universidades de inspiración cristiana, acompañado por el arzobispo de León, monseñor José Guadalupe Martín Rábago, el nuncio apostólico en México, monseñor Christophe Pierre, aseguró que el Papa Benedicto XVI “está muy preocupado por la violencia en México”. 

Antes, en un encuentro con directores y rectores de diversas universidades del centro del país, monseñor Pierre había advertido que uno de los más graves problemas que enfrenta México, cuya población, según el censo de 2010, es mayoritariamente católica (88 por ciento), “ha puesto a Dios en un rincón”. 

Según el enviado del Papa Benedicto XVI a México, segundo país con mayor número de católicos en el mundo, solamente detrás de Brasil, «los mexicanos en su mayoría continúan creyendo en Dios, pero poco a poco van desapareciendo los valores».

En ese mismo orden de ideas, monseñor Pierre subrayó que en México “hay muchas personas que se olvidan de Dios, y es esencial a la vida del hombre, si vivimos sin este anhelo necesario, pues habrá gente como los jóvenes que se pregunten ¿por qué voy a hacer el bien?, ¿por qué no voy a matar?”.

Especialmente, este abandono de Dios y de los valores se vive entre los jóvenes, por lo que el representante del Papa en México abogo por excluir la ideología del proceso educativo y volver a esquemas de educación que incluyan los valores universales.  La misión y los deberes de la Iglesia, dijo monseñor Pierre, son el contribuir a educar a la población “para que ésta renueve los caminos y viva con esperanza”.

«El Santo Padre dice que el joven hoy vive en la sociedad y hay que ayudarlo a encontrar a percibir su humanidad, no va a crecer si se encierra en sí mismo, es ofrecer a los jóvenes la posibilidad de encontrarse con Cristo, un Cristo que ama», expresó monseñor Pierre, quien agregó que  «no se puede hacer solamente una educación que sea parcial, eso sería terrible, la educación católica es una educación integral o total, la realidad es total, un alma que no es educada para abrirse al misterio, al más allá, no va a ofrecer al joven la posibilidad de toparse con alguien de bien».

En el mismo tema, el Nuncio Apostólico de Su Santidad en México pidió «salir de la ideología” en materia educativa y agregó: “me da mucho miedo de ver funcionarios del Estado que trabajan en el ministerio que proponen planes de educación… basados en un plan que viene de fuera, todos los programas de educación sexual».

En México, desde la Constitución de 1917, la educación (según el artículo tercero) es o debe ser “laica, gratuita y obligatoria”.  Esto se ha tomado como sinónimo de educación antirreligiosa, es decir, anticatólica.  A la Iglesia no se le permite tener instituciones de educación, y son las órdenes religiosas, bajo el paraguas de asociaciones civiles o de sociedades civiles, las que pueden llevarla a cabo.

«Qué tipo de persona tenemos, eso terrible, es en este campo de la educación tenemos que penetrar e incidir como católicos en el (campo) público o en el privado, porque no hay diferencia. La visión católica de educación, no es agredir otra religión, nuestra educación es una motivación profunda», agregó monseñor Christophe Pierre en este encuentro con rectores y directores de universidades e institutos de educación superior en el Bajío mexicano.

Finalmente, en este encuentro, al igual que en el encuentro con los jóvenes, el Nuncio Christophe Pierre remarcó el ideal comunitario del cristianismo, como base y fundamento de la civilización del amor.  «Pensar que somos autónomos, que podemos salir adelante sin ningún problema está equivocado, porque todos necesitamos de Dios”.

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación