Dona ahora!

“Life Quality Project”: una secta que une mística oriental y pseudociencia

Informe de Vicente Jara Vera

CIUDAD DEL VATICANO, sábado, 13 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- La Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) ha recibido en los últimos meses varias consultas sobre una organización denominada “Life Quality Project”. Uno de los miembros de la RIES, el dominico seglar Vicente Jara Vera, Ingeniero de Telecomunicaciones, ha elaborado el siguiente informe sobre este grupo que ahora publica ZENIT.

* * *

Esta organización, “Life Quality Project” en inglés, y que se puede traducir como Proyecto Calidad de Vida, en sus siglas LQP, fue creada en el año 1987 por el italiano Alfredo Offidani, quien es su actual dirigente. La estructura del grupo tiene en su dirección a Alfredo y a su hijo Enrico, existiendo una figura de consejera en la persona de Caterina Germani, y llevando la parte administrativa Marco Santello.  

Alfredo Offidani se considera un descendiente espiritual del poeta sufí persa del siglo XII Farid Ud-Din Attar, pero remonta su formación mística hasta Al-Khidr, sabio anterior al nacimiento del Islam, de quien ha recibido el mandato divino y es uno de los pocos hombres en haber sido instruido por este sabio.  

La estructura del grupo es vertical, desde el líder y sus afines más allegados hasta los coordinadores en cada región, siempre bajo relaciones internas férreas e incondicionales, de tipo piramidal y autoritario.  

LQP está presente, a comienzos del año 2010, en los siguientes países: Canadá, EE.UU. -Arizona, Oregón, New York, California- (4 sedes), México (19 sedes), Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Ecuador, Brasil, Argentina (34 sedes), Chile, Uruguay, Israel, Emiratos Árabes, Australia, Nueva Zelanda, Portugal, Francia, Inglaterra, Escocia, Italia (11 sedes), Alemania, Suecia, Finlandia (3 sedes) y España (14 sedes). 

Suele registrarse como asociación civil sin ánimo de libro, aunque en los EE.UU. aparece como sociedad comercial lucrativa de responsabilidad limitada. 

El poso espiritual de este grupo es una mezcla de pensamientos de resonancia sufí, y místicas orientales, así como de elementos remozados de George Ivanovitch Gurdjieff o Carlos Castaneda, ambos gurús de los movimientos de la Nueva Era (“New Age” en inglés).  

“Tienen -según exponen en su página web española, www.lifeqp.es– por objeto hacer aportes precisos para que la humanidad alcance un nuevo estado de conciencia y la correspondiente calidad de vida. […] Proporciona respuestas a las inquietudes propias de la evolución de la humanidad y trabaja en las áreas que permiten desarrollar el bienestar integral, en los planos físico, mental, material y espiritual. Favorece el desarrollo de la amistad, la sobriedad, la educación, la ética profesional y humana para acceder a una forma de vida más armoniosa”. 

Sus objetivos, tal y como los describen en su página web en castellano, son: 

“Conseguir alcanzar y ayudar a alcanzar una visión global de la vida a través de un conocimiento unificado, más allá de las divisiones del arte, la ciencia, la religión, y la filosofía. Buscar, estudiar y defender modelos de actividades culturales y operativas que tengan la finalidad de proporcionar una mejor calidad de vida. Buscar y crear nuevos productos, servicios e ideas que aporten mejorías reales a la calidad de vida. Sensibilizar a personas en distintos campos profesionales, entre otros a los maestros, instructores, docentes y operadores en todos los campos relacionados con actividades de los jóvenes”. 

Life Quality Project es un grupo de marcado carácter expansivo y muy centrado en el poder económico como pauta de acción. El modo de captación de los adeptos es el dejar el libro base del grupo, La Vía (escrito por el responsable de los grupos americanos, Juan Sgolastra, bajo la tutela de Offidani), a amigos, conocidos y familiares, e invitarles a alguna conferencia o curso del grupo. El perfil de las personas que hacen los cursos es el típico de los grupos de la Nueva Era, gente joven y madura de nivel medio-alto, interesados por el crecimiento personal, buscadores de sentido o al menos inquietos en conocerse un poco más, con cierta dosis de ingenuidad, no críticos y con no muy alta autoestima.  

Los adeptos son fidelizados en el grupo mediante cursos y estadios dentro de la llamada “vía” por la que van siendo cada vez más dependientes del grupo y menos libres al tiempo que se les va impidiendo ser críticos con las enseñanzas del grupo. Se les enseña que alejarse del grupo o poner en entredicho su enseñanza es perder la luz y la verdadera dirección que marca el líder, o como ellos califican, salirse de “la Enseñanza”, o no hacer “el Trabajo”. Alfredo Offidani, el fundador y líder indiscutible, es considerado el Maestro de la Verdad y de la Vía, el Camino de la Realidad, el Infalible. Estar fuera de este camino es no vivir, según LQP, generándose un proceso de angustia en aquellos que se planteen dejar el grupo. 

Life Quality Project es una asociación practicante y difusora de las pseudociencias y las pseudomedicinas. El eje de su sistema de creencias son las terapias alternativas pseudocientíficas, un conglomerado de ideas conocidas por las corrientes de la Nueva Era, donde la ausencia de honestidad científica, el fraude y el abuso de la credulidad son el marchamo y característica de este tipo de grupos. 

El IRECA, “Instituto di Ricerca Sull’Energía Cosmica Aplicatta” (Instituto de Investigación sobre Energía Cósmica Aplicada) con sede en Roma (Italia), perteneciente a Life Quality Project, se considera seguidor de los trabajos sobre la energía que inició según ellos un tal Farid al’afuw al Fattah, (nombre que significa Farid, el-que-perdona-los-pecados conquistando-y-abriendo-territorios), del cual afirman que estudió esta energía en Anatolia (Turquía) entre los siglos XIX y XX.  

Según LQP, “el universo es una unidad compuesta por diversas manifestaciones de Energía, todo lo que existe se encuentra en movimiento perpetuo. El ser humano, siendo uno con el universo, es parte de este proceso. Si somos seres hechos de Energía, podemos ser afectados por ella. El agua, el aire y los alimentos son algunos de los elementos indispensables para la vida, pero el cuerpo humano también necesita alimentarse con otras formas de energías, más sutiles. Una de ellas es la Energía con la que trabaja el método IRECA”. 

Por medio de cursos, LQP, tal y como expone en su web argentina, www.lifeqp.org.ar , pretende “enseñar técnicas para recibir y transmitir la Energía Cósmica con el sentido de armonizarnos. La energía cósmica es la manifestación del universo que mantiene en vida a la naturaleza y al ser humano, y su uso tiene como objetivo la prevención de las enfermedades y la autocuración para alcanzar el bienestar”.  

Si bien se cuidan de no oponerse a las medicinas científicas, ya que afirman que “la técnica no pretende sustituir ninguna modalidad terapéutica, simplemente sirve como complemento y, en algunos casos, actúa como potencializador de los tratamientos”, dicen asimismo que es necesario aplicar estas técnicas pseudocientíficas para conseguir un mayor beneficio: “Sin embargo, para obtener los mayores beneficios es necesario considerar la aplicación de la técnica como un tratamiento específico sobre los Centros Energéticos” (tomado de su web argentina, antes citada). Para LQP “cualquier enfermedad puede ser tratada con este método [IRECA]. Desde enfermedades simples como gripe; o aquellas asociadas a los aspectos psicológicos, como estrés, angustia, depresión etc., hasta síndromes o enfermedades más complejas, como enfermedades terminales” (tomado de la misma web de Argentina). 

Esta energía de la que hablan y estos centros energéticos tienen un gran parecido con el Reiki y los chakras, métodos terapéuticos sin base científica. Para conocer más en profundidad lo que es el Reiki, recomendamos http://info-ries.blogspot.com/2009/05/vicente-jara-el-reiki-ademas-de-una.html, y además, http://www.zenit.org/article-30862?l=spanish, artículos respectivos de Vicente Jara y de Miguel Pastorino, miembros de la RIES. Además recomendamos el documento de los obispos de los EE.UU. sobre el Reiki, del año 2009, http://info-ries.blogspot.com/2009/05/documento-de-los-obispos-de-eeuu-sobre.html, del que extraemos algunas líneas: 

“El Reiki es una técnica de curación inventada en Japón a principios del siglo XIX. […] De acuerdo con la enseñanza del Reiki, la enfermedad es consecuencia de algún tipo de trastorno o desequilibrio en la «energía vital» de la persona. Un practicante de Reiki lleva a cabo la curación al poner sus manos en determinadas posiciones sobre el cuerpo del paciente para así facilitar el flujo del Reiki, la «energía vital universal», del practicante al paciente. […] El Reiki tiene diversos aspectos de una religión. Con frecuencia se describe el Reiki como un tipo de curación «espiritual», en oposición a los procedimientos médicos comunes de curación que emplean medios físicos. Gran parte de la literatura sobre el Reiki está llena de referencias a Dios, a la Diosa, al «poder de curación divino» y a la «mente divina». […] Además, se describe frecuentemente al Reiki como un «modo de vivir». […] El Reiki carece de credibilidad científica. No ha sido aceptado por las comunidades científicas y médicas como una terapia efectiva. Faltan estudios científicos acreditados que atestigüen la eficacia del Reiki, así como la explicación científica plausible de cómo podría posiblemente ser eficaz”.  

Otro de los productos que ofrece y comercializa Life Quality Project es un método de entrenamiento y salud corporal, psicológica y espiritual: “Perfect Shape”, (en español, Forma Perfecta), que en palabras del grupo es “un método científico experimentado para conseguir modelar el propio cuerpo, mejorar la salud e incrementar la fuerza de voluntad”. Su duración es de tres meses, con una frecuencia semanal en doce lecciones que promete alcanzar “la perfecta simetría del cuerpo, una excepcional fuerza física y mental y magnetismo típico de aquellos que en la vida tienen una velocidad extra”. Está destinado para personas entre 12 y 90 años, y según sus promotores permite “desarrollar tu cuerpo pero también tu mente y tu espíritu” (tomado de su web argentina).  

Junto con IRECA y Perfect Shape, que son sus productos más conocidos, LQP posee algunas entidades como Santronics y Health Quality Project, que distribuyen productos para la salud, como guaraná, el tubérculo maca, y otros productos andinos de corriente uso por los practicantes de la pseudomedicina, así como aceite de rosa mosqueta, el antioxidante coenzima Q10, un producto de efectos beneficiosos algunos, puestos en duda otros por la medicina y de contraindicaciones claras en según qué pacientes, y también aparatos magnéticos para dejar de fumar, etc.  

En el año 2001, el entonces obispo de Cafayate (Argentina) y hoy obispo prelado emérito de la misma sede, monseñor Cipriano García Fernández, en el documento Las sectas y los nuevos movimientos religiosos advertía que muchos movimientos socio-culturales en la corriente llamada “Nueva Era” tienen una naturaleza contraria a la fe cristiana, advirtiendo específicamente frente a Life Quality Project. Según el prelado, estas organizaciones “no tienen una fisonomía clara ni presentan un rostro fácilmente identificable. Incluso utilizan lenguaje, gestos y ritos cristianos, que pueden llegar a confundir a muchas personas como si de una corriente de espiritualidad cristiana se tratase”. El prelado recordó que “desde hace ya varios años, tanto el magisterio pontificio como el episcopal, han señalado la incompatibilidad de las creencias y elementos sostenidos por la Nueva Era con la fe cristiana”. (Tomado de ACI Prensa, http://www.aciprensa.com/notic2001/mayo/notic1255.htm). 

En definitiva, Life Quality Project es una entidad pseudomística, pseudocientífica y pseudoterapéutica, con pretensiones comerciales y de poder social que por medio del engaño en sus productos y métodos explota a sus adeptos, a los cuales no sólo los considera clientes de los mismos sino que al mismo tiempo va infundiendo en ellos, sin saberlo inicialmente al contactar con el grupo y vulnerando así su libertad de elección, creencias espirituales y religiosas de carácter relativista, sincretista y difuso, configurando en ellos relaciones de dependencia con el grupo, -al que por todo ello podemos y definimos como secta-, y el líder del grupo.  

Por Vicente Jara Vera

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación