Italia: Nuevos servicios de la Iglesia para los inmigrantes

Print Friendly, PDF & Email

La Conferencia Episcopal publica materiales para los «capellanes étnicos»

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

ROMA, 12 feb 2001 (ZENIT.org).- «Nadie es extranjero». Este es el significativo título de una guía práctica, preparada por la Oficina de la Conferencia Episcopal Italiana para los problemas sociales y el trabajo, que tiene por objetivo afrontar los actuales desafíos de la inmigración.

En el texto se constata que existen dos reacciones radicales y opuestas ante este fenómeno que caracteriza no sólo Italia sino también buena parte de los países desarrollados del mundo: o se margina al forastero o se le obliga a una «asimilación pasiva». La Iglesia, en Italia, opta por la vía de en medio: la integración. Un recorrido hecho de diálogo mutuo entre quien acoge y quien es acogido. Un intercambio de riquezas culturales.

El documento, que fue presentado el viernes en un encuentro para «capellanes étnicos» celebrado en Roma, cuenta con la contribución de dos de las organizaciones con más experiencia en la acogida de inmigrantes y su asistencia al desarrollo en Italia: Cáritas y la Fundación episcopal Migrantes.

La guía está acompañada por otra opúsculo en el que se ofrece la lista de los centros pastorales para los católicos extranjeros en Italia, así como informaciones prácticas con las nuevas normas legales que regulan la inmigración de las personas que provienen de países más allá de la Unión Europea.

La introducción que presenta toda esta documentación indica que es una iniciativa que surge como fruto del año jubilar, «con el objetivo de contribuir a que en la Iglesia italiana se motive cada vez más el servicio puntual y eficaz a los inmigrantes, también en los años que siguen al Gran Jubileo».

Desde este punto de vista, es significativo el hecho de que el conjunto de materiales, que lleva por título «En la Iglesia, nadie es extranjero», comience con una exhortación a despertar la memoria de los cien años de emigración italiana al extranjero.

Entre otras cosas, este documento afrontan los prejuicios más comunes: «la invasión de extranjeros»; el proceso de «islamización»; los inmigrantes son personas que vienen para aprovecharse sin aportar nada. Prejuicios que son debidamente razonados y desmontados.

En este camino de integración que quiere impulsar la Iglesia italiana, desempeña un papel de primer orden la figura de los «coordinadores étnicos» que desde hace un año están siendo nombrados por la Conferencia Episcopal para subrayar su interés por los inmigrantes y para que sirvan como «puente y mediadores entre las dos Iglesias» (la de acogida y la de origen).

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }