Catholic Charities se moviliza en ayuda a las víctimas de los atentados

Los obispos adoptan esta institución como plataforma de acción

Share this Entry

NUEVA YORK, 14 septiembre 2001 (ZENIT.org).- Catholic Charites, la organización de agencias de ayuda de la Iglesia en Estados Unidos, equivalente a Cáritas, serán la plataforma de coordinación y distribución de la ayuda católica a las víctimas de los atentados de Nueva York, Washington y Pennsylvania acaecidos el 11 de septiembre pasado.

El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, el obispo Joseph A. Fiorenza, ha hecho un llamamiento a los ciudadanos estadounidenses: «Pedimos urgentemente a la gente que se movilice para ayudar a los que se encuentran en necesidad uniéndose a la acción de Catholic Charities».

El padre J. Bryan Hehir, presidente de Catholic Charities revela: «Nuestras agencias locales, si bien están evaluando las necesidades, están ofreciendo ya consuelo y asistencia humana, así como asistencia de emergencia para que la gente pueda afrontar la situación».

«En los próximos días, semanas y meses –añade– nuestras agencias seguirán ofreciendo los servicios que necesiten las víctimas».

Catholic Charities ofrece información más detallada en el número telefónico de Estados Unidos (800) 919-9338 y en la página web http://www.catholiccharitiesusa.org.

Se pueden enviar cheques a
Catholic Charities USA
PO Box 25168
Alexandria, VA 22313-9788

Un comunicado de prensa emanado por la institución constata: «Lamentamos el que Catholic Charities no pueda aceptar contribución de comida, ropa, mantas y otras provisiones de este tipo».

Catholic Charities USA, fundada en 1910, es la red de asistencia privada más grande de Estados Unidos. Sus 1.400 agencias locales ofrecen ayuda y servicios a unos 10 millones de personas al año, independientemente de su religión, raza, o condición social.

Sus servicios van desde la adopción hasta la consultoría, prestando particular atención a la alimentación y casa.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación