El grito de dolor de Sudán resuena en el Sínodo de los obispos

Intervención de monseñor Erkolano Lodu Tombe, obispo de Yei

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 11 octubre 2001 (ZENIT.org).- El sufrimiento del pueblo sudanés, y en particular de sus cristianos, resonó en la mañana de este jueves en el Sínodo de los obispos. Su portavoz fue monseñor Erkolano Lodu Tombe, obispo de Yei. Publicamos el resumen de su intervención distribuido por el Sínodo de los obispos.

* * *

El conflicto y la persecución
El conflicto y la persecución en Sudán son el resultado directo de una campaña sistemática de islamización y arabización de las poblaciones que no son árabes o musulmanas, que no detienen el poder político y económico en Sudán.

Persecución religiosa
La persecución religiosa es la negación sistemática de la libertad religiosa básica. Un programa de islamización sigue caracterizando el enfoque del régimen fundamentalista de Jartum hacia los cristianos y aquellos musulmanes que no profesan esa versión particular fundamentalista del Islam.

Persecución cultural
La persecución cultural es la sistemática socavación de la dignidad de los ciudadanos sudaneses que no son árabes; es hecho de que se siga relegando al pueblo a un estado de subordinación sigue plasmando a las instituciones sociales y las actitudes fundamentales de la gente que vive en el Norte de Sudán, de los cuales es responsable el gobierno.

Continuos bombardeos aéreos
El gobierno lleva a cabo frecuentes bombardeos aéreos de objetivos civiles. Se utilizan sistemáticamente bombarderos de alta cuota Antonov, hechos en Rusia, para aterrorizar a la población civil de las zonas disputadas. Otras tácticas son también utilizadas para expulsar a la gente de las regiones ricas de petróleo del Sur del Sudán, tácticas que forman parte de la estrategia militar del gobierno de Sudán.

Prospecciones petroleras
Las prospecciones petroleras que llevan a cabo en el Sur de Sudán las compañías multinacionales petrolíferas de Canadá, China y Malasia alimentan la guerra. Su desarrollo y venta contribuyen a la expansión de la guerra, agravan el sufrimiento de la población del Sur de Sudán, endurecen la decisión del gobierno de hallar una solución militar al conflicto y aumentan la separación entre el gobierno y el Movimiento, armado, de Liberación del Sur de Sudán, que contesta al gobierno las prácticas y la legitimidad.

Población desplazada
La población desplazada en el interior del país, tanto en el Norte como en el Sur del Sudán, viven en unas condiciones de vida desesperadas, con poca esperanza de una mejoría inmediata.
Refugiados sudaneses en países vecinos.

Los refugiados sudaneses en países vecinos sufren en los campos de refugiados, con pocas perspectivas de futuro. La dificultad de las ayudas internacionales es debida al hecho, precisamente, del alargamiento del conflicto.

Intervención urgente
Es necesario que se intervenga con urgencia en el Sur del Sudán, sobre todo en los ámbitos de educación y formación técnica, y en la formación de individuos y comunidades sobre los principios básicos de un gobierno y una administración civil.

[Texto original: inglés; traducción distribuida por la Secretaría del Sínodo]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")