Benedicto XVI promueve una cooperación «más eficaz» entre judíos y católicos

Al recibir a una delegación del Centro «Simon Wiesenthal»

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 14 de noviembre de 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI promovió este lunes una cooperación «más eficaz» entre católicos y judíos al recibir a una delegación del Centro «Simon Wiesenthal» de los Estados Unidos.

En la audiencia, de carácter privado, el Papa recordó que este año se celebra el cuadragésimo aniversario de la declaración del Concilio Vaticano II «Nostra Aetate», «que formuló los principios que han guiado los esfuerzos de la Iglesia por promover un mejor entendimiento entre judíos y católicos».

«Después de una historia difícil y dolorosa, las relaciones entre nuestras dos comunidades están tomando una dirección nueva, más positiva», constató.

El Santo Padre propuso «seguir avanzando por el camino del respeto y el diálogo mutuos, inspirados por nuestro patrimonio espiritual compartido, comprometidos en una cooperación cada vez más eficaz al servicio de la familia humana».

Según el obispo de Roma, «cristianos y judíos pueden hacer mucho para que las futuras generaciones vivan en armonía y en el respeto de la dignidad que el Creador ha otorgado a todos los seres humanos».

«Expreso la esperanza, compartida por los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo, de que este siglo vea a nuestro mundo salir de la red de conflictos y violencia, y siembre las semillas para un futuro de reconciliación, justicia y paz», dijo al concluir su saludo en inglés.

En sus palabras dirigidas al Santo Padre, el rabino Marvin Hier, fundador y decano del Centro «Simon Wiesenthal», agradeció la invitación «a dialogar e intercambiar puntos de vista, particularmente en estos momentos críticos en un mundo que necesita desesperadamente claridad moral y civilización».

El rabino recordó la contribución al diálogo judeocristiano ofrecida por Juan XXIII y por Juan Pablo II, y aplaudió las palabras que Benedicto XVI pronunció en agosto, en la sinagoga de Colonia, con las que ratificaba su intención de continuar por este camino.

Para el representante judío, «hoy día, los grandes peligros para el género humano no proceden de los laicistas o de los ateos, sino más bien de los fanáticos religiosos y zelotas. Hoy, quienes ayudan a reclutar e inspiran a los terroristas a matar a civiles inocentes prometiéndoles un lugar en el cielo no son líderes políticos impíos, sino imanes fundamentalistas y mulás que dicen obedecer al Creador».

«El presidente de Irán, un religioso que reza cinco veces al día, volvió a enunciar las palabras de Adolf Hitler y pidió abiertamente la eliminación del Estado de Israel, en violación de la Carta de las Naciones Unidas, una amenaza que ha sido reprendida por el Vaticano pero todavía no por la asamblea general de las Naciones Unidas», dijo Hier.

«El futuro de la civilización depende de nuestra capacidad para lograr la coalición por el bien, de aquellos que todavía creen que nada duradero ha sido creado por el odio, que no hay un futuro luminoso con la tiranía, que no hay fortalecimiento de la fe con el fanatismo», subrayó.

El rabino Hier concluyó informando al Papa sobre el nuevo centro para la Dignidad Humana que pronto comenzará a construir el Centro Wiesenthal en Jerusalén.

El Centro «Simon Wiesenthal», según explica en su página web, es «una organización internacional judía de derechos humanos dedicada a preservar la memoria del Holocausto y a promover la tolerancia y el entendimiento a través de la participación comunitaria, de la acción educativa y social».

Apoyan al centro unas 400.000 familias y tiene su sede central en Los Ángeles, y oficinas en Jerusalén, Buenos Aires, París, Toronto, Nueva York y Miami.

Se trata de la tercera visita del Centro Wiesenthal al Vaticano.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación