La Santa Sede se compromete más decididamente con el mundo del deporte

Tras el primer seminario sobre el tema organizado en el Vaticano

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 16 de noviembre de 2005 (ZENIT.org).- La Iglesia se compromete incluso institucionalmente por estar presente en el mundo del deporte. Esta es la conclusión ha quedado clara en primer seminario internacional sobre el deporte promovido por un dicasterio del Vaticano.

El obispo Josef Clemens, secretario del Consejo Pontificio para los Laicos, organizador del encuentro, quien pronunció las palabras conclusivas el 12 de noviembre reconoce que «lo primero que hemos aprendido en estos dos días ha sido la amplitud del problema».

El encuentro fue introducido y estuvo animado por el arzobispo Stanislaw Rylko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos.

«La iglesia –explica monseñor Clemens a los micrófonos de «Radio Vaticano»– se empeña más, de forma institucional. He comprendido que ha llegado la hora de instituir nuestra nueva sección «Iglesia y deporte» en el Consejo para los Laicos, punto de referencia para este gran mundo del deporte».

Esta sección, cuyo responsable es el padre Kevin Lixey, L.C., comenzó a surgir con la aprobación de Juan Pablo II poco antes de que se celebraran las Olimpiadas de Atenas.

En el seminario se reunieron cincuenta deportistas, entrenadores, directivos de organizaciones deportivas, así como capellanes y expertos de dieciocho países para reflexionar sobre «El mundo del deporte hoy, campo de compromiso cristiano».

«Me ha impresionado mucho el que la Iglesia ya esté presente en el ámbito deportivo en muchos países: con capellanes, pero también a nivel académico y universitario. Estoy contento pues finalmente con la Santa Sede estamos presentes en este gran mundo», confiesa monseñor Clemens al resumir las impresiones del encuentro.

«Hemos visto los miles de problemas», constata el obispo, quien durante años fue secretario del cardenal Joseph Ratzinger: «el deporte y la comercialización, el problema del doping, el problema de la violencia, así como el papel de los medios de comunicación».

«En este campo, la voz de la Iglesia católica y la voz de los católicos comprometidos en este campo es muy importante. Pienso que estamos en la fase de reflexión y que queremos construir, por así decir, una red de responsabilidad a diferentes niveles», considera el prelado alemán.

En particular, concluye monseñor Clemens, la Iglesia necesita el «testimonio del deportista», de «buen cristiano» y «testigo de la fe».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación