Benedicto XVI estrecha los lazos franciscanos de Asís con la Sede Apostólica y el obispo local

Nuevas normas para las Basílicas de San Francisco y de Santa María de los Ángeles

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO/ASÍS, lunes, 21 noviembre 2005 (ZENIT.org).- Un legado pontificio como signo del vínculo de la Sede Apostólica con Asís y la jurisdicción del obispo local sobre los «dos Templos Mayores franciscanos» para armonizar sus actividades con la pastoral diocesana: son las novedades de Benedicto XVI para las Basílicas de San Francisco y de Santa María de los Ángeles.

La primera –que custodia los restos de San Francisco– está confiada a la Orden de los Frailes Menores Franciscanos Conventuales; la segunda –que contiene la iglesia de la Porciúncula– a la Orden Franciscana de los Frailes Menores.

«A lo largo de los siglos los Frailes Conventuales y los Frailes Menores con su solícita obra y su testimonio han mantenido vivo el espíritu y el carisma de San Francisco, difundiendo en el mundo entero su mensaje evangélico de paz, de fraternidad y de bien», constata el Papa en una Carta Apostólica en forma de «Motu proprio» –distribuida el sábado por la Sala de Prensa del Vaticano–.

«Sujetos directamente a su jurisdicción» estaban hasta ahora estos Templos, añade el documento.

Una disciplina jurídica que Benedicto XVI considera «útil modificar» por «la exigencia de llevar a cabo un acuerdo más eficaz entre las actividades que se desarrollan tanto en la Basílica de San Francisco (con el Sacro Convento) como en la Basílica de Santa María de los Ángeles (y su Convento) y la pastoral de la Diócesis de Asís-Nocera Umbra-Gualdo Tadino, y también con la pastoral promovida a nivel regional y nacional por las respectivas Conferencias episcopales».

De ahí que en adelante –establece en su «Motu proprio»– el obispo de Asís-Nocera Umbra-Gualdo Tadino «tendrá la jurisdicción prevista por el derecho sobre las iglesias y sobre las casas religiosas en lo que respecta a todas las actividades pastorales desarrolladas por los Padres Conventuales de la Basílica de San Francisco y por los Frailes Menores de Santa María de los Ángeles».

En este contexto se enmarca la designación del arzobispo Domenico Sorrentino, de 57 años, al frente de la citada diócesis.

Napolitano de nacimiento, monseñor Sorrentino era desde 2003 secretario de la Congregación vaticana para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Sucede en la diócesis a monseñor Sergio Goretti, quien renunció al gobierno pastoral local al alcanzar el límite de edad establecido canónicamente.

Las nuevas disposiciones de Benedicto XVI relativas a esos dos «templos mayores franciscanos» señalan que «los Padres Franciscanos, Conventuales y Menores, para todas las iniciativas que tienen aspectos pastorales» «deberán» «pedir y obtener el consentimiento del Obispo de Asís-Nocera Umbra-Gualdo Tadino».

Por su parte, monseñor Sorrentino además «oirá el parecer del Presidente de la Conferencia Episcopal Umbra para las iniciativas que tienen eco en la Región o de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Italiana para aquellas de radio más amplio».

A los «Hijos de San Francisco, a quienes están confiadas las dos citadas Basílicas», exhorta el Santo Padre «a atenerse con generosa disponibilidad» a estas nuevas normas «en espíritu de sincera comunión» con el obispo local «y, a través suyo, con la Conferencia Episcopal regional y con la nacional».

Además el Papa asigna a la Basílica del San Francisco y al anexo Sacro Convento, así como a la Basílica de Santa María de los Ángeles, un legado pontificio: un cardenal para «perpetuar con su autoridad moral los estrechos vínculos de comunión entre los sagrados lugares en memoria del Pobrecillo» de Asís y la Sede Apostólica.

Si bien carecerá de jurisdicción sobre los citados lugares, el purpurado –cuyo nombramiento todavía no se ha anunciado– «podrá impartir la Bendición Papal en las celebraciones que presidirá en ocasión de las solemnidades litúrgicas mayores».

Por su parte, los franciscanos del Sacro Convento de Asís expresan «alegría y esperanza» por el nombramiento de monseñor Sorrentino al frente de la diócesis, cita «Radio Vaticana».

«En su primer mensaje –escribe al prelado el padre Vincenzo Coli, superior del convento– estamos felices de encontrar una clara referencia a los valores franciscanos de Asís; esto es para nosotros motivo de alegría y esperanza».

El texto íntegro del «Motu proprio» de Benedicto XVI se puede consultar en la sección de Documentos de Zenit.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación