El Papa alienta a anunciar el Evangelio para reconciliar a los pueblos de África

Particularmente en la República Democrática del Congo

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 27 enero 2006 (ZENIT.org).- Ante los conflictos sangrientos que vive el continente africano, Benedicto XVI ha alentado a anunciar la fuerza reconciliadora del Evangelio, capaz de unir a los pueblos en una sola familia.

El pontífice lanzó su exhortación este viernes al recibir en audiencia a los obispos de la Conferencia Episcopal de la República Democrática del Congo, con los que se encontró al concluir su visita «ad Limina Apostolorum».

Al dirigirse a los prelados con los que ya se había reunido personalmente en días pasados en un discurso en francés, el Papa recordó las «cicatrices profundas» que la violencia ha dejado «en la memoria del pueblo»

En este sentido, les felicitó por haber denunciado «con vigorosos mensajes las exacciones, invitando a los agentes locales a dar muestras de responsabilidad y valentía para que las poblaciones vivan en la paz y la seguridad».

En un comunicado difundido el lunes, «Caritas Internationalis» denunció que sólo en la provincia congoleña de Katanga cien mil personas han sido desplazadas por una guerra que formalmente concluyó en 2003, aunque no faltan todavía violencias locales.

El conflicto, estallado en 1998, se cobró unos tres millones de vidas humanas en la región africana de los Grandes Lagos, que hizo particularmente del territorio congoleño un campo de batalla por el control de sus inmensos recursos naturales.

Numerosos observadores calificaron ese conflicto congoleño como «la primera guerra mundial africana», pues en su contexto nacieron una serie de movimientos de guerrilla apoyados por los numerosos países limítrofes.

En su discurso, el pontífice alentó los obispos a continuar con su «trabajo concertado y audaz» y «a estar siempre vigilante para acompañar los progresos», que se están verificando en estos momentos.

«Deseo que cada uno de vosotros ponga los medios necesarios para hacer un balance sobre la cuestión central de la propuesta del Evangelio y que saque las consecuencias pastorales para la vida de las comunidades locales», confesó el obispo de Roma.

Este análisis, añadió, tiene como objetivo renovar «el ardor apostólico de los pastores y los fieles» para que «la reconstrucción moral, espiritual y material una a las comunidades en una sola familia, signo de fraternidad para vuestros contemporáneos».

La mitad de los cerca de 60 millones de congoleños son católicos. La población está formada por más de 200 grupos étnicos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación