Monseñor Twal pide a los cristianos apartar lo que va más allá de la fe

“Debemos sembrar paz” en Tierra Santa, “evitemos gestos estúpidos”, pide

Share this Entry

GÉNOVA, viernes 19 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- «Debemos sembrar esperanza y paz para dar pasos concretos de reconciliación» en Tierra Santa, pero todavía «hay personas que persiguen objetivos contrarios y no tienen ningún sentido de responsabilidad».

Lo afirmó el patriarca latino de Jerusalén, monseñor Fouad Twal, este miércoles en la catedral de San Lorenzo de Génova, al ofrecer una conferencia sobre la situación de la Iglesia en Tierra Santa tras la visita del Papa.

Monseñor Twal lamentó los recientes enfrentamientos producidos en Tierra Santa, «acontecimientos tristes y penosos que no hacen más que agravar el odio, el rechazo y el rencor hacia el otro», informó la agencia SIR.

«Como cristianos, hagamos nuestra nuevamente la llamada de Jesús y del Santo Padre a un mayor diálogo, a la reconciliación, y evitemos gestos estúpidos que no ayudan a nadie», declaró.

El patriarca describió la realidad de los cristianos en el territorio del patriarcado, que ascienden a unos 50.000 cristianos en la Franja de Gaza, Jerusalén oriental y Cisjordania, y a más de 200.000 en Israel.

Monseñor Twal constató que «la pastoral se conjuga junto a requerimientos que a veces van más allá de las mismas exigencias de la fe, mezcladas con un complejo de sentimientos, tensiones, rabias y deseos, debido a la situación de sentirse con todos los demás árabes palestinos como «ocupados» por Israel».

«A los cristianos de Israel, en su mayoría árabes de lengua y cultura, les he pedido que sean «puente» entre dos religiones, entre dos civilizaciones, entre dos culturas, entre dos políticas», explicó.

También se refirió al «desafío del mundo judío» que, «si por una parte representa el mundo de nuestras raíces de fe, por otra, políticamente, representa al ‘ocupante'».

«Cualquier ocupación es siempre odiada y daña al ocupante, que pierde el sentido de respeto y de la dignidad de los demás, así como al ocupado aumentando el sentimiento de rechazo, de rencor y de resistencia».

En Palestina, en cambio, «los católicos árabes se enfrentan al desafío de un cristianismo que a veces es interpretado por los demás árabes palestinos como posición política de la falta de compromiso, como si nuestros cristianos comprometidos en el frente de la justicia, la paz y el diálogo no tomaran posiciones ‘contra el enemigo’ ocupante», explicó.

«La teología y la pastoral del perdón y de la purificación de la memoria se interpretan fácilmente como práctica de la falta de compromiso», lamentó.

El patriarca latino de Jerusalén destacó que los cristianos palestinos «sufren las consecuencias de la trágica situación en la que se encuentra toda Palestina, en particular, el enorme desempleo».

«La situación política y la situación de inseguridad general hacen que los católicos estén tentados con emigrar a regiones del mundo más seguras, desde el punto de vista ocupacional, profesional y religioso».

Por tanto, añadió, «el problema de los cristianos en Palestina es el de la progresiva hemorragia debido a la emigración».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")