Un Congreso en Roma defenderá la dignidad de las personas en estado vegetativo

Print Friendly, PDF & Email

Organizado por la Academia para la Vida y por la asociación de médicos católicos

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 16 marzo 2004 (ZENIT.org).- La Santa Sede y la asociación de médicos católicos han convocado un simposio en Roma para afirmar que la persona no pierde su dignidad ni sus derechos por el hecho de encontrarse en estado vegetativo.

Esta es la propuesta que se lanzó este martes en la presentación ofrecida en la Sala de Prensa del Vaticano del congreso internacional sobre «Los tratamientos de apoyo vital y el estado vegetativo. Progresos científicos y dilemas éticos».

El encuentro se celebrará del 17 al 20 de marzo en Roma, organizado y promovido por la Federación Internacional de las Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC) y la Academia Pontificia para la Vida.

Congregará a cuarenta relatores del más alto nivel científico y a algo menos de cuatrocientos participantes, de cuarenta y nueve países, incluidos Arabia Saudita, Israel y Kazajstán, reunidos en el Instituto Patrístico Augustinianum.

En la rueda de prensa, el obispo Elio Sgreccia, vicepresidente de la Academia Pontificia para la Vida, rebatió la posición de quien considera que, «cuando una persona pierde el uso de razón, deja de ser tal, y entonces se sugiere la posibilidad de interrumpir la asistencia alimenticia y de hidratación para facilitar su muerte».

«Cuando hay vida en el organismo sigue existiendo una persona, con toda su dignidad, con su alma», afirmó el prelado, director del Centro de Bioética de la Universidad del Sagrado Corazón de Roma.

Esto plantea la cuestión, reconoció el obispo, del suministro de alimentación o de la hidratación de los pacientes vegetativos.

Según se explicó en la rueda de prensa, se trata de un deber tanto de un punto de vista ético –permite conservar el bien de la vida– como de un punto de vista médico –pues en el estado actual de los conocimientos científicos no es posible saber hoy con anticipación si estos pacientes se curarán–.

En el encuentro con los periodistas, intervino el profesor Gianluigi Gigli, presidente de la FIAMC y director del Departamento de Neurociencias del Hospital de Santa María de la Misericordia de Udine (Italia), para pedir que a las personas en estado vegetativo no sen tratadas como «pacientes terminales».

Los casos analizados científicamente han mostrado un porcentaje de error de hasta el 43% en el diagnóstico de estos pacientes, que en algunos casos se han curado después de estar durante años sin conciencia, afirmó.

En algunos casos, se ha condenado a morir de hambre o de sed a pacientes, en virtud de una visión deontológica que coloca a estos enfermos en un nivel inferior al resto de los enfermos, denunció.

Monseñor Sgreccia, en el diálogo con los periodistas, aclaró que una persona no puede negarse a través de un testamento a que le suministren agua o alimentación si cae en estado vegetativo, pues sería como un «suicidio».

De todos modos, añadió, un medico no está obligado a violar el propio código deontológico, ni puede considerarse como un simple ejecutor de estas voluntades.

El profesor Gigli, al concluir la rueda de prensa, presentó un CD-Rom editado por la Federación de médicos católicos, en italiano y en inglés, en el que se recogen todos los discursos de Juan Pablo II sobre salud y medicina.

Más información en la página web de la la Federación Internacional de las Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC) http://www.fiamc.org.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }