La consagración del obispo auxiliar de Wanxian contaría con la aprobación del Vaticano

Monseñor Paolo He Zeqing tiene 37 años

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

WANXIAN, jueves, 20 octubre 2005 (ZENIT.org).- Fuentes misioneras confirman la consagración de otro obispo de la Iglesia «oficial» en China con el acuerdo tácito de Pekín y el Vaticano: monseñor Paolo He Zeqing, auxiliar de Wanxian (Sichuan, China central).

La ceremonia de celebró el martes en presencia de 81 sacerdotes y más de mil fieles, confirmó la agencia del Pontifico Instituto de Misiones Extranjeras (PIME) «Asianews» atendiendo a declaraciones de personalidades eclesiales del país asiático.

Dirigida por el padre Bernardo Cervellera –experto en el mundo Chino–, la agencia apunta que antes de la celebración el obispo ordinario de la diócesis, Giuseppe Xu Zhixuan, comunicó a sacerdotes y religiosas que la ordenación episcopal tenía lugar con la aprobación de la Santa Sede.

En China el gobierno permite la práctica religiosa sólo con personal reconocido y en lugares registrados ante la Oficina de Asuntos Religiosos y bajo el control de la «Asociación Patriótica» (AP). De ahí la diferencia que afirman entre una Iglesia «oficial» y los fieles que tratan de salirse del citado control para ponerse en obediencia directa del Papa formando la Iglesia «clandestina».

Monseñor He es el tercer obispo que es ordenado este año en la que parece una dinámica aceptada por China y el Vaticano: el candidato es designado por la Santa Sede y el gobierno avala la decisión, observa la agencia del PIME.

Con esta aprobación tácita se verificaron en meses pasados los nombramientos del obispo auxiliar de Shanghai –monseñor Giuseppe Xing Wenzhi— y del obispo coadjutor de Xian –monseñor Antonio Dan Mingyan– (Cf. Zenit, 28 julio 2005).

La dinámica no satisface a la AP –según informaciones recibidas en «Asianews»–, pues la contempla como una amenaza a su poder de control sobre la Iglesia. Según la AP, los obispos deben ser elegidos por los representantes de la diócesis y no necesitan aprobación alguna del Papa. «El objetivo de la AP es construir una Iglesia nacional, autónoma de Roma», aclara la agencia.

Precisamente a Sichuan se había acercado recientemente Liu Bainian, actual vicepresidente de la AP, para recordar al clero que debe lealtad a China, no al Vaticano, en particular cuando se trata de la elección de los candidatos al episcopado, para la cual reafirmaba el método democrático (Cf. Zenit, 10 octubre 2005).

«El clero y los obispos de la zona no han dado en cambio ninguna acogida a las presiones de Liu –afirma la agencia–. En la Iglesia oficial cada vez está más claro que las ordenaciones episcopales, como sacramento, forman parte de un elemento religioso y espiritual que no puede ser sometido al poder político ni a la AP».

El pasado miércoles, monseñor Joseph Zen Ze-kiun, obispo de Hong Kong, explicó en el Sínodo de los obispos en Roma que el Papa ha legitimado a la inmensa mayoría de los obispos de la Iglesia «oficial» de China. Ante más de 250 obispos de todo el mundo, el prelado salesiano señaló que actualmente se puede decir que en su país hay una sola Iglesia.

El nuevo obispo auxiliar de Wanxian procede de una familia de campesinos. Ingresó en el seminario de Chengdu (Sichuan) en 1989, a los pocos años de la reanudación de la actividad eclesial tras la violenta revolución cultural.

Con 37 años, es tal vez el prelado más joven de la Iglesia «oficial». «Quiero vivir con más profundidad mi vida espiritual y quiero soportar todo esfuerzo por la Iglesia, aunque sea joven», dijo monseñor He a «Asianews».

La diócesis de Wanxian es también la de procedencia de los dos obispos que invitó Juan Pablo II en 1998 al sínodo de Asia. Monseñor Mattias Duan Yinmin (ordinario) y monseñor Giuseppe Xu Zhixuan (auxiliar), ambos de la Iglesia «oficial» –si bien el primero había sido nombrado con la aprobación de Pío XII—, no obtuvieron permiso del gobierno para salir del país y sus sillas permanecieron vacías durante toda la asamblea.

Tras la muerte de monseñor Duan, en mayo de 2001, monseñor Xu, aún siendo muy anciano, pasó a ser el ordinario de la diócesis. Precisamente para que el prelado, también enfermo, pudiera participar en la consagración de monseñor He, la celebración tuvo lugar en una parroquia de Longbao –a media hora de Wanxian–, no en la catedral.

Monseñor He, que sigue los acontecimientos del Sínodo de los obispos que se celebra actualmente en Roma, lamenta que los cuatro prelados invitados por Benedicto XVI no hayan podido participar (Cf. Zenit, 19 octubre 2005). «Rezo por ellos –manifestó a la agencia del PIME–, rezo por este Sínodo sobre la Eucaristía».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación