La Santa Sede propone a los hindúes un compromiso común de solidaridad

Especialmente tras el «tsunami» que golpeó el Océano Índico

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 25 octubre 2005 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha enviado un mensaje a todos los hindúes del mundo para proponerles el compromiso común de la solidaridad, en particular a favor de los más desfavorecidos o afectados por las tragedias de la vida.

La propuesta aparece en el mensaje que ha enviado el arzobispo Michael L. Fitzgerald, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, con motivo de Diwali, la fiesta más importantes para los creyentes en esa religión, que simboliza la victoria de la verdad sobre la mentira, de la luz sobre las tinieblas, de la vida sobre la muerte, del bien sobre el mal.

«Las fiestas religiosas, al recordarnos la dimensión espiritual de la vida y la búsqueda de un auténtico significado, nos ofrecen la oportunidad de reflexionar sobre el significado de acontecimientos trágicos en nuestras vidas o en las de quienes nos rodean», afirma el arzobispo británico, de los Misioneros de África también conocidos como «Padres Blancos».

Su reflexión se inspira en la tragedia del «tsunami», la «ola asesina» causada por el maremoto del Océano Índico a finales del año pasado. «Las fuerzas de la naturaleza diseminaron una devastación enorme, se perdieron muchas vidas, innumerables casas quedaron destruidas, así como medios de subsistencia, y las familias, incluidos los niños, se quedaron sin nada», recuerda.

«A través de vínculos de amistad forjados por el diálogo a través de los años, nosotros, los cristianos, hemos descubierto que vosotros, los hindúes, tenéis una gran sensibilidad por quienes sufren», reconoce el prelado en su misiva.

«Por vuestra parte –añade–, habéis podido daros cuenta de que la fe cristiana enseña que todo ser humano es creado a imagen y semejanza de Dios y, por este motivo, es digno de atención y respeto».

La respuesta tras el «tsunami» es un motivo de esperanza para el representante vaticano, pues «más allá de las fronteras religiosas, ha contribuido a llevar esperanza a muchas víctimas».

«Grupos de auxilio, pertenecientes a diferentes tradiciones religiosas, han trabajado incansablemente para aliviar los sufrimientos inmediatos y para iniciar la reconstrucción», constata.

«En una época en la que el secularismo agresivo parece agudizarse y en la que el respeto por los valores fundamentales con frecuencia parece que disminuye, una cooperación así entre personas de diferentes religiones puede llevar, en el mundo de hoy, a un nuevo respeto por la religión», concluye.

Los hindúes en el mundo son algo más de 811 millones. La inmensa mayoría de ellos vive en Asia, particularmente en la India, donde constituyen el 81,5%.

En total los creyentes en esta religión conforman el 13,4% de la población mundial.

Muchos de los hindúes celebrarán la fiesta de Diwali, conocida también como Deepavali, o «adorno de lámparas», el 1 de noviembre. La celebración dura tres días y marca el inicio de un nuevo año, la reconciliación familiar, particularmente entre hermanos y hermanas, y la adoración a Dios.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación