Obispos de Nicaragua ante el drama de la «pobreza material y espiritual»

Mensaje al final de la asamblea plenaria

Share this Entry

MANAGUA, viernes, 18 de noviembre de 2005 (ZENIT.org).- Publicamos el mensaje que ha publicado la Conferencia Episcopal de Nicaragua este miércoles tras la celebración de su reunión plenaria, en el que analizan la difícil situación que atraviesa el país y comunican los nuevos cargos directivos de esta institución episcopal

* * *

En el marco de la celebración de la Reunión Plenaria de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, celebrada en el Centro Neocatecumenal en Managua, los señores Obispos en la lectura permanente y reflexiva de la realidad nicaragüenses hemos constatado con grave preocupación un cuadro dramático en orden creciente de pobreza material y espiritual que se manifiesta en una carencia de valores y en una frustración social progresiva. Es apremiante restaurar las bases de la convivencia social para generar espacios de diálogo y esfuerzos compartidos en la solidaridad, en la búsqueda de la justicia y en el respeto a la verdad.

Esfuerzos compartidos en la solidaridad con los que sufren en carne viva la pobreza, como son los desempleados, marginados sociales, los emigrantes y todos aquellos que no tienen oportunidad de desarrollar una calidad de vida digna de todo ser humano. Al respecto, los Pastores de la Iglesia nicaragüense nos unimos al sufrimiento de nuestros hermanos emigrantes, que en busca de una mejor oportunidad de vida, han dejado su patria y su familia y se esfuerzan por integrarse en una nueva cultura, pasando muchas veces por situaciones dolorosas, incluso hasta perder la vida de manera dramática, como es el caso reciente por todos conocidos. Esperamos que este hecho nos lleve a una reflexión profunda sobre la necesidad de buscar los caminos de integración y convivencia social, tomando en cuenta el valor que tiene la vida de todo ser humano.

Es necesario la búsqueda de la justicia porque sin ella no es posible construir en paz un desarrollo digno para todos, ya que la ley cuando está unida a los egoísmos y oportunismos de personas y grupos se convierte en una carga insoportable de tributos y sanciones incapaces de cumplir.

El respeto a la verdad es apremiante porque sin ella no es posible la convivencia social. En este aspecto es importante destacar la función de los medios de comunicación social, conocemos y valoramos el empeño y la valentía de algunos medios de comunicación por presentar la verdad, sin embargo, algunas veces este empeño es manipulado hacia un servicio maltrecho de propaganda y desinformación que más bien divide y ocasiona graves conflictos dentro de la sociedad. Es por eso que el Papa Juan XXIII defendió el derecho a “buscar la verdad libremente y, dentro de los límites del orden moral y el bien común, manifestar y difundir las propias opiniones”, todo ello como condición necesaria para la paz social (Pacem in terris, 12).

Restaurar las bases de la convivencia en la sociedad implica un esfuerzo por localizar aquellos puntos que generan división y conflicto entre los actores que se identifican con el quehacer social, cultural, político y económico. Es necesario reconocer que las experiencias de diálogo, la búsqueda de la reconciliación en los momentos de crisis han permitido localizar esos puntos discordantes hasta alcanzar compromisos que han redundado en bien de los nicaragüenses.
Así mismo hemos realizado un examen de la situación actual de la Iglesia en Nicaragua, a base de reflexiones e informes de las diversas comisiones eclesiales, de los obispos conocedores de sus propios territorios. Esto nos permitirá disponer de un excelente punto de partida para la elaboración de las orientaciones pastorales que responda a los retos de los próximos cinco años.

Estas orientaciones pastorales es un compromiso que como Iglesia misionera nos ayudará a renovar toda la acción pastoral animada por el II Concilio Provincial de Nicaragua y los Sínodos que se han celebrado en alguna de nuestras diócesis, respondiendo a lo que el Señor y la Iglesia nos están pidiendo.

Alentamos a todos aquellos agentes de pastoral comprometidos en la misión de la Iglesia: a nuestros sacerdotes, religiosos y religiosas, movimientos laicales, a la pastoral juvenil, de educación, misionera, familiar, social, litúrgica, catequética, vocacional, delegados de la palabra a sentirnos comprometidos y confiados en el Señor para disponernos a echar las “redes mar adentro” (Lc 5,4) y con el ánimo de la Madre que nos exhorta : “Haced lo que él os diga” (Juan 2,5).

También queremos compartir con ustedes, nuestros queridos hijos e hijas, los servicios que prestaremos a través de la Directiva y las comisiones eclesiales que integran la Conferencia Episcopal de Nicaragua durante el período 2005- 2008:

CARGOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE NICARAGUA PARA EL TRIENIO 2005-2008

JUNTA DIRECTIVA
Presidente:
Mons. Leopoldo José Brenes Solórzano (Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua).
Vicepresidente:
Mons. Bernardo Hombach L. (Obispo de la Diócesis de Granada).
Secretario General:
Mons. Sócrates Rene Sándigo Jirón (Obispo de la Diócesis de Juigalpa ).
Ecónomo General:
S.E.R. David Zywiec Sidor, Ofm. CAP (Obispo Auxiliar del Vicariato de Bluefields).

COMISIONES ECLESIALES

Presidente del C.E. de Pastoral Rural y Misiones:
Mons. David Zywiec Sidor, OFM. CAP (Obispo Auxiliar del Vicariato de Bluefields).
Presidente del C.E. de Religiosos:
Mons. Carlos Enrique Herrera Gutiérrez (Obispo de la Diócesis de Jinotega).
Presidente del C.E. de Ecumenismo y Doctrina de la Fe:
Mons. . David Zywiec Sidor, OFM. CAP (Obispo Auxiliar del Vicariato de Bluefields).
Presidente del C.E. de Pastoral Social (Caritas) :
Mons. Bernardo Hombach L. (Obispo de la Diócesis de Granada).
Presidente del C.E. de Movimientos Laicales y Familia (Vida):
Mons. Juan Abelardo Mata Guevara (Obispo de la Diócesis de Estelí ).
Presidente del C.E. de Medios de Comunicación:
Mons. Leopoldo José Brenes Solórzano (Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua).
Presidente del C.E. de Liturgia:
Mons. Juan Abelardo Mata Guevara (Obispo de la Diócesis de Estelí).
Presidente del C.E. de Catequesis:
Mons. Leopoldo José Brenes Solórzano (Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua).
Presidente del C.E. de Cultura y Educación:
Mons. Bosco Vivas Robelo (Obispo de la Diócesis de León).
Presidente del C.E. del Clero:
Mons. Jorge Solórzano Pérez (Obispo de la Diócesis de Matagalpa).
Presidente del C. E de Juventud, Vocaciones y Ministerios:
Mons. Jorge Solórzano Pérez (Obispo de la Diócesis de Matagalpa).
Presidente del C. E. de Movilidad Humana, Justicia y Paz:
Mons. Bernardo Hombach L. (Obispo de la Diócesis de Granada).
Moderador del Tribunal Eclesiástico Interdiocesano Nacional :
Mons. Bosco Vivas Robelo (Obispo de la Diócesis de León).
Obispo delegado para Seminarios:
Mons. Pablo Schmitz Simón. Ofm. CAP (Obispo del Vicariato de Bluefields).
Obispo delegado ante el CELAM:
Mons. Sócrates Rene Sándigo Jirón (Obispo de la Diócesis de Juigalpa ).
Obispo suplente ante el CELAM:
Mons. Pablo Schmitz Simón. Ofm. CAP (Obispo del Vicariato de Bluefields).

Dado en Managua, a los dieciséis días del mes de noviembre del año dos mil cinco.

+ Mons. Sócrates Rene Sándigo Jirón.
Obispo de Juigalpa,
Secretario General
Conferencia Episcopal de Nicaragua

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación