«Semana de la Paz» en Filipinas organizada por obispos cristianos y líderes musulmanes

Participan decenas de miles de personas en la isla de Mindanao

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZAMBOANGA, jueves, 24 noviembre 2005 (ZENIT.org).- Con una festiva marcha por las calles de la ciudad de Zamboanga en la que participaron unas 25 mil personas –entre ellas representantes de la comunidad cristiana y musulmana, instituciones locales y movimientos de solidaridad–, ha empezado este jueves en la isla filipina de Mindanao –escenario de violencia y enfrentamientos religiosos– la anual «Semana de la paz».

Se trata de una iniciativa del «Bishop-Ulema Forum» («Conferencia Obispos-Ulemas»), organismo que reúne a los obispos católicos y protestantes con los líderes musulmanes de la comunidad islámica, que viven en las Filipinas meridionales.

Desde su nacimiento en Zamboanga en 1998, la «Semana de la Paz» abarca seminarios, congresos, encuentros de oración, manifestaciones, campañas de sensibilización a todos los niveles y momentos festivos promovidos en las calles, escuelas y centros culturales, donde cristianos y musulmanes se esfuerzan en testimoniar que el diálogo interreligioso es el camino para la armonía social y la paz en el sur de Filipinas.

Hasta el 30 de noviembre las comunidades locales, religiosos y laicos se involucrarán en toda la serie de eventos que completan la iniciativa.

«Los objetivos del milenio para el desarrollo: las mujeres y los jóvenes, artífices de la paz» es el tema elegido para la edición de este año.

La «Semana» parte de la convicción de que la paz comienza por las familias, por las relaciones entre pequeñas comunidades, que se construye a partir de la gente corriente, no sólo con acuerdos entre líderes políticos.

Además los organizadores, según apunta la agencia de la Santa Sede «Fides», quieren llamar la atención sobre el hecho de que también Filipinas se encuentra entre los Estados que en el 2015 deberían erradicar la pobreza, lograr educación primaria para todos, promover una auténtica igualdad hombre-mujer, reducir la tasa de mortalidad, combatir eficazmente el Sida, la malaria y otras enfermedades mortales y asegurar una sostenibilidad ambiental.

Estas urgencias se recuerdan en cuanto que la región de Mindanao lleva décadas en condiciones de subdesarrollo y pobreza generalizada, un hecho que obstaculiza el proceso de paz.

Entre las actividades de la «Semana» se prevé la manifestación «En bicicleta por la paz», que verá la participación, entre otros, del obispo de Kidapawan, monseñor Romulo Valles. Cientos recorrerán en bicicleta el camino que une las ciudades de Digos y Davao.

Informando de la cifra de participantes de la manifestación inicial, la agencia misionera «Misna» observa que la «Semana» apunta hacia los jóvenes para construir la paz en la zona meridional de Filipinas, escenario de una guerrilla islámica que sigue provocando violencia y tensiones.

Parte de las actividades será también el Congreso regional juvenil organizado el fin de semana en Zamboanga, al que están invitados jóvenes musulmanes y cristianos de toda la región.

En el contexto de Mindanao, donde hay comunidades musulmanas muy numerosas y los grupos fundamentalistas son una amenaza, la «Conferencia Obispos-Ulemas» desempeña una tarea esencial al poner su empeño en el diálogo interreligioso. Se recurre a la Conferencia para mediar entre el ejército y la guerrilla, o para la liberación de rehenes.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación