Evangelizar significa promover la auténtica paz, aclara el Papa

Print Friendly, PDF & Email

En el mes misionero por excelencia

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VAICANO, domingo, 7 octubre 2007 (ZENIT.org).- Benedicto XVI explicó este domingo que la evangelización es la manera más profunda con la que los cristianos pueden promover la paz auténtica.

Lo explicó al rezar el Ángelus junto a miles de peregrinos, recordando que el mes de octubre es dedicado tradicionalmente por la Iglesia a las misiones y los misioneros, pues en él se celebra el Domingo Mundial de las Misiones, que en este año tiene lugar el 21 de octubre.

«Sabemos que la auténtica paz se difunde allí donde los hombres y las instituciones se abren al Evangelio», aclaró el pontífice hablando desde la ventana de su estudio.

«El mes de octubre nos ayuda a recordar esta verdad fundamental a través de una movilización que busca promover el anhelo misionero en cada comunidad y a apoyar el trabajo de sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos que trabajan en las fronteras de la misión de la Iglesia».

Para este año Benedicto XVI ha dedicado su mensaje para la Jornada Misionera Mundial al tema «Todas las Iglesias para todo el mundo».

«El anuncio del Evangelio es el primer servicio de la Iglesia a la humanidad para ofrecer la salvación de Cristo al hombre de nuestro tiempo, humillado y oprimido de muchas maneras, y para orientar cristianamente las transformaciones culturales, sociales y éticas que tienen lugar en el mundo», aclaró el Papa.

El Papa recordó que hace 150 años partieron hacia África, hacia el actual Sudán, cinco sacerdotes y un laico entre quienes se encontraba san Daniele Comboni (1831-1881), futuro obispo de África central y patrono de esas poblaciones, cuya memoria litúrgica se celebra el próximo 10 de octubre.

Fundador de los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús y de las Pías Madres de la Nigricia,
Comboni fue canonizado por Juan Pablo II el 5 de octubre de 2003.

«A la intercesión de este pionero del Evangelio y de otros numerosos santos y beatos misioneros, en particular a la protección de la Reina del santo Rosario, encomendamos a todos los misioneros y misioneras», concluyó el Papa.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }