Benedicto da más representatividad cultural a la comisión que redactará el mensaje del Sínodo

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 6 octubre 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha nombrado personalmente a dos miembros de la Comisión para la redacción final del mensaje del Sínodo con el objetivo de hacerla más representativa culturalmente.

Share this Entry

Entre los miembros de esta comisión elegidos por los padres sinodales, ninguno era de lengua española. Por este motivo, el Papa ha nombrado al cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima.

No había tampoco un representante del mundo eslavo, motivo por el cual ha nombrado a monseñor Djura Dzudzar, exarca apostólico de Serbia y Montenegro para los católicos de rito bizantino.

Previamente a la votación en el Sínodo de los miembros de la comisión, la Santa Sede había nombrado como presidente de la misma al cardenal Marc Ouellet, P.S.S., Arzobispo de Québec (Canadá) y como vicepresidente a monseñor Salvatore Fisichella, obispo uxiliar de Roma, rector magnífico de la Pontificia Universidad Lateranense (Italia).

Como Zenit informaba este miércoles, los miembros elegidos para esta comisión por votación electrónica representan diferentes sensibilidades eclesiales y continentes.

En representación de Asia, ha sido elegido el cardenal Ivan Dias, arzobispo de Bombay (India), en representación de América, el cardenal Claudio Hummes, arzobispo de Sao Paulo (Brasil), en representación de África, monseñor Laurent Monsengwo Pasinya, arzobispo de Kisangani (República D. Congo), y en representación de Europa, monseñor Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto (Italia).

La comisión tiene también un representante de las Iglesias de Oriente, el cardenal Nasrallah Sfeir, patriarca de Antioquía de los Maronitas (Líbano), un representante de la Curia romana, el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y un representantes de los superiores de congregaciones religiosas, el padre Peter-Hans Kolvenbach, prepósito general de la Compañía de Jesús.

El «mensaje final será sometido al voto de la asamblea general. No recoge las «proposiciones» del Sínodo, éstas forman la base para que el Papa escriba la «exhortación apostólica post-sinodal» cuya redacción requiere en general al menos un año.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación